Salud eleva a 218 los afectados por un brote de gastroenteritis en un colegio de Sant Cugat

La Agencia de Salud Pública encuentra norovirus en las muestras analizadas en uno de los primeros niños atendidos por el episodio infeccioso

Una niña almuerza en un comedor escolar
Una niña almuerza en un comedor escolarTania Castro

El Departamento de Salud ha elevado a 218 los afectados por el brote de gastroenteritis que se registró el miércoles en la escuela Avenç de Sant Cugat del Vallès. El episodio infeccioso ha afectado a 204 niños y 14 adultos. Aunque ninguno ha requerido hospitalización, dos alumnos tuvieron que permanecer en observación en los servicios de urgencias durante unas horas.La Agencia de Salud Pública (ASPCAT) ha detectado norovirus en las muestras analizadas de uno de los primeros menores afectados por el brote de gastroenteritis.

Salud explicó ayer que los síntomas se iniciaron el mismo miércoles por la tarde con 21 alumnos de primaria y secundaria que presentaban un cuadro de gastroenteritis leve y duración corta con evolución favorable. A última hora de ayer eran 125 alumnos los afectados, una cifra que se ha elevado a 218 en las últimas horas.

El microorganismo detectado en las primeras muestras analizadas es un virus que se contagia de persona a persona por vía fecal-oral. Se trata del mismo agente infeccioso que contagió el manantial de agua de la fuente de Arinsal en Andorra el año pasado y que obligó a cerrar la empresa embotelladora que explotaba el manantial. Las personas afectadas eliminan el virus por el virus y las heces —aunque no hagan diarrea— y como se trata de un microorganismo que resiste facilmente en el medioambiente, si el enfermo contamina alguna superficie, estas zonas también son susceptibles de contagiar el virus a otras personas. Además, el norovirus también se puede transmitir a través del agua —como el caso del episodio infeccioso registrado en el manantial de Arinsal— o alimentos contaminados en origen. Las ostras, la lechuga, las almejas y otras hortalizas de consumo crudo y regadas con agua no potable son los alimentos más vinculados a los brotes infecciosos por norovirus.

El tiempo que se tarda en desarrollar los primeros síntomas una vez que se ha comido un alimento contaminado o se ha entrado en contacto con materia fecal o vómito de un enfermo, suele ser de entre 10 y 72 horas. El cuadro clínico que presentan los afectados es de diarrea, vómitos y dolor abdominal, aunque también puede haber malestar general, fiebre y dolor de cabeza y huesos. En general, la sintomatología no suele durar más de un par de días.

Con todo, el Departamento de Salud no descarta que puedan aparecer más casos, sobre todo, "por la forma de transmisión y por la poca cantidad de partículas virales necesarias para causar la enfermedad". Por este motivo, Salud ha recomendado extremar las medidas de precaución e higiene lo antes posible. Entre las recomendaciones, el Departamento insiste en lavarse las manos con abundante agua y jabón después de tocar a los enfermos o superficies sucias, de utilizar el lavabo y antes de preparar o consumir alimentos. También sugiere no compartir toallitas de tela y limpiar con agua y lejía las superficies sucias por vómitos o diarrea. 

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción