Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La educación compensatoria pierde 10 millones en los presupuestos de 2017

La partida, que ha bajado un 15% desde 2011, está destinada a apoyos para alumnos en desventaja social

El Gobierno regional pega mordiscos año tras año a la educación compensatoria, el programa de apoyos para alumnos en situación de desventaja social. En 2017 tendrá un presupuesto de 82,3 millones, casi 10 menos que en 2016. La Consejería de Educación achaca el recorte a que cada vez hay menos estudiantes inmigrantes. CC OO recuerda que no son los únicos que necesitan las ayudas y que el tijeretazo afecta a otros ámbitos como becas, programas específicos o ayudas al transporte.

La presidenta regional, Crisitina Cifuentes (a la izquierda) durante la inauguración del curso 2016-2017 en el colegio público Carmen Laforet.
La presidenta regional, Crisitina Cifuentes (a la izquierda) durante la inauguración del curso 2016-2017 en el colegio público Carmen Laforet.

En el Instituto de Educación Secundaria (IES) Juana de Castilla de Moratalaz contaban con un profesor de compensatoria que se ha transformado “en medio”, porque su jornada laboral se ha reducido a la mitad: las 20 horas lectivas semanales son ahora 10. Una situación que se repite en otros centros educativos madrileños, y que se agravará con la caída de este año del 11% (de 92 millones a 82,3) de la partida para educación compensatoria. Desde 2011, el presupuesto, que entonces estaba dotada con 97,7 millones, se ha hundido un 15%.

La Consejería de Educación defiende que esa cifra se ajusta a la realidad del marco educativo de la región, porque es lo que se ejecutó —lo que se gastó— el año pasado y, por lo tanto, no tiene sentido presupuestar más. Las mismas fuentes justifican la caída debido a que se está produciendo una reducción, año tras año, de alumnos inmigrantes, “que son los destinatarios de los programas de compensatoria en la mayoría de los casos”. Solo en este curso, se ha registrado en la Comunidad un descenso de 1.000 estudiantes de esas características, concretan.

El director del IES Juana del Castillo, Jesús Ruiz, puntualiza que los inmigrantes no son los únicos a los que se destina ese apoyo. “Existen muchos chavales que en la sociedad en la que vivimos se enfrentan a situaciones complejas”, argumenta. En su caso, de los 700 alumnos del centro, una veintena se encuentra en situación desventaja social y económica. Al contar solo con “medio profesor”, han decidido que rote: un año atiende a 1º de la ESO y otro a 2º.

El IES ofrece el programa a los alumnos que llegan con problemas de Primaria para “compensar” el retraso que puedan arrastrar, sobre todo, en Lengua y Matemáticas. Ruiz advierte de que también han notado que antes “los maestros de compensatoria estaban especializados, pero cada vez son más los profesores interinos que se hacen cargo de ella”. Al final, los más perjudicados son los alumnos que cuentan con menos recursos en sus familias. “O la escuela compensa esas diferencias o estamos perdidos”, defiende.

El diputado socialista Juan José Moreno apunta a este respecto que la reducción del 11% en compensatoria se traslada con una bajada similar al profesorado de apoyo en los presupuestos de 2017, que todavía no se han aprobado. La consejería asegura que estos programas no los desarrollan únicamente los adscritos a esa partida presupuestaria, sino que también se ocupan de ello docentes de Primaria y Secundaria, que no computan el gasto en compensatoria. Y, “si hiciese falta a lo largo del curso, se incrementaría la dotación a lo largo”, mantienen.

Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid, duda de estas explicaciones, sobre todo porque “desde 2009 se han dejado de invertir en educación unos 3.000 millones, y lo que se invierte ahonda en las desigualdades”. Se recorta en educación pública, y en las partidas destinadas a la atención a la diversidad, entre ellas becas, ayudas al transporte o programas específicos.

Otra de las cuestiones que preocupa al sindicato es el menor gasto en las becas y ayudas que reciben los estudiantes y familias en cuatro millones, de 98,11 a 94,11. Esto implica que solo dos céntimos de cada euro empleado en educación se destinan a becas. Es verdad, reconocen, que el Gobierno regional incluye actuaciones para ayudas a la escolarización en FP de Grado Superior en centros privados o de niños de 0 a 3 años también en aulas de ese tipo. Pero, para el sindicato, es un método que, “en vez de compensar situaciones de desigualdad, incentiva que se acuda a la enseñanza privada”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram