Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido a tiros tras robar un camión de butano y huir contradirección

Los agentes han parado al conductor cuando entraba en la Ronda Litoral de Barcelona

El conductor del camión de butano (derecha) ha sido detenido.

Durante 10 minutos Barcelona vivió este martes la peor persecución que recuerdan sus mandos policiales. Un hombre de 32 años aprovechó un descuido de un repartidor de butano, se hizo con el camión y condujo durante tres kilómetros por el corazón de la ciudad, en una de las zonas más turísticas. Los agentes le detuvieron a tiros, cuando entraba en dirección contraria por la Ronda Litoral. “No hay indicios razonables” de que se tratase de un intento de atentado terrorista, aseguró el comisario jefe de los Mossos en Barcelona, Joan Carles Molinero. El hombre, sueco, no dio una explicación a los agentes.

El detenido, J. R. B., no paró el camión hasta que al entrar a la rampa de acceso a la ronda chocó contra otros vehículos que salían y se estampó contra el muro izquierdo de la vía. Bajó por su propio pie, y fueron necesarios tres agentes para reducirle. “Se resistió activamente a la detención”, explicó Molinero.

Durante la persecución, los policías dispararon en siete ocasiones para intentar que detuviese el camión. Los impactos fueron a parar al depósito de gasolina del vehículo, a las ruedas y a la luna del coche. El hombre, que no iba armado, resultó ileso, pero fue trasladado al hospital para una revisión física y psicológica.

“Hay que destacar la peligrosidad que ha supuesto para la ciudad de Barcelona, un camión con una velocidad excesiva, cargado con material inflamable”, subrayó Molinero, que desmenuzó la trayectoria del coche. La “obsesiva” huida del conductor empezó a las 10.30, cuando la policía vio al vehículo bajar a toda velocidad por la avenida del Paral·lel, perdiendo bombonas de butano por el camino. Dos agentes intentaron darle alcance.

Uno de los guardias urbanos que circulaba en motocicleta logró adelantarle, ponerse frente al camión en una rotonda, empuñando el arma, y le dio alto. Pero lejos de pararse, el conductor siguió su ruta, justo al lado de una zona del Puerto de Barcelona donde suelen pasear los turistas, en el Moll de la Fusta.

El policía disparó a una de las ruedas, sin conseguir frenarle. El camión siguió por esa misma calle, que tiene diversos elementos en el suelo para reducir la velocidad, lo que hizo que cayesen varias bombonas más de butano. Una mujer resultó herida de levedad al recibir el impacto de una de ellas.

Al llegar a la plaza de Pau Vila, esta vez un grupo de seis mossos d’esquadra de unidades de orden público (ARRO) intentaron interceptar el camión. Pero tampoco lo consiguieron. Varias personas que en ese momento cruzaban el paso de peatones en verde tuvieron que echarse a un lado para no ser atropellados. “Los policías no han tenido la sensación en ningún momento de que el camión tuviese el objetivo de lanzarse contra las personas”, matizó Molinero.

La Comisaría General de Información está contrastando a nivel internacional si hay algún dato sobre el detenido.

En su camino, el conductor “no esquivó ninguno de los vehículos que le venían de cara”, contó Molinero, sino que fueron éstos que se apartaron para no ser embestidos. Algunos chocaron con el camión, que inició el trayecto en dirección contraria en la avenida de Doctor Aiguader. En el camino, perdió más de la mitad de la carga de bombonas de butano (90 en total). La policía logró recuperarlas todas.

Una de las principales preocupaciones de los Mossos y de la Guardia Urbana era que cambiase de dirección en cualquier momento, por lo que cortaron las calles adyacentes, según contó el intendente mayor de la policía de Barcelona, Evelio Vázquez. También se vio afectada la Ronda Litoral. La salida 22 permaneció cerrada hasta las tres de la tarde, cuando se retiró el camión.

Entre las hipótesis sobre lo ocurrido, los Mossos barajan que se trate de una persona con algún tipo de desequilibrio o que hubiese consumido drogas. A última hora de este martes, la policía catalana no tenía aún los resultados oficiales de las pruebas de alcoholemia y otras drogas.

“No ha sido un simulacro, ha sido una persecución real”, insistió Molinero sobre la peligrosidad que se vivió en Barcelona, y la respuesta policial, liderada por cuatro agentes en motocicleta. En total, tres personas resultaron heridas de levedad: un policía y dos ciudadanos. “No descartamos que pueda aparecer alguien más”, indicó Molinero.

Los agentes no encontraron ningún dato en el padrón del detenido. Su sospecha es que había llegado hacía pocos días a la ciudad, incluso solo unas horas antes del robo del camión y la posterior huida. También quieren comprobar cuál es su profesión en su país. Además, pedirán poder registrar el lugar en el que estuviese alojado, si se da tal caso.

La persecución provocó expectación entre algunos vecinos. “Acababa de salir mi hijo hacia la facultad cuando escuché sirenas y unos golpes que después me he enterado que eran tiros”, explicó una mujer en la calle del Doctor Aiguader, a escasos metros de donde fue arrestado. “Me he asomado a la ventana y he visto cómo detenían al conductor del camión del butano que estaba entrando en contra dirección a la Ronda Litoral”, describió.

Ese lugar, paralelo a la Estación de França, no es de paso habitual para los transeúntes. Justo al otro lado de la Ronda Litoral, en unas pequeñas áreas verdes suelen dormir sin techos que la mañana de este martes habían desaparecido. En la zona abundaban los curiosos, alertados de lo sucedido por los medios de comunicación. Querían ver el camión con impactos de bala en el parabrisas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información