Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Vitoria se someterá a una cuestión de confianza por el bloqueo presupuestario

Urtaran emplea este resquicio legal para forzar la aprobación de las cuentas municipales de 2017

Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, en una imagen de archivo.
Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, en una imagen de archivo.

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), ha anunciado hoy que se someterá a una cuestión de confianza para superar el "bloqueo" de las cuentas ya que el pasado viernes el pleno municipal rechazó los presupuestos de este año elaborados por el equipo de gobierno (PNV-PSE), que se encuentra en minoría.

Urtaran ha ofrecido una rueda de prensa acompañado por su socio de Gobierno, el socialista Peio López de Munain, para anunciar que hoy mismo convocará el pleno en el que se someterá a la cuestión de confianza, que se celebrará en "unos tres días".

El alcalde ha considerado que este paso supone "una nueva oportunidad para el diálogo" y ha apuntado que puede servir "para superar la situación de bloqueo" en el Ayuntamiento de la ciudad, el único de las capitales vascas donde no se ha podido aprobar el presupuesto de 2017.

Ha adelantado que abrirá una ronda de contactos con todos los grupos municipales, a los que ha ofrecido "diálogo, consenso y acuerdo" y ha mostrado su "mano tendida a todos".

El equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Vitoria suma nueve de 27 concejales. El PP tiene 9, EH Bildu 6, Podemos 2 e Irabazi 1. Urtaran salió elegido alcalde con los votos de su grupo, los de la coalición abertzale, Podemos e Irabazi. El PSE-EE que ahora es su socio de gobierno se abstuvo y el PP votó en contra.

Si en el pleno del viernes el alcalde recibe el apoyo de la corporación por mayoría simple, el proyecto de presupuestos para este año quedará aprobado. En caso contrario, arrancará un plazo de un mes en el que los grupos pueden presentar una moción de censura con un candidato alternativo a la Alcaldía, que debería obtener la mayoría absoluta para desbancar a Urtaran.

Si no lo hacen, éste recibirá automáticamente la confianza de la corporación y el presupuesto quedaría igualmente aprobado. Esta parece en principio la opción más probable, ya que no es previsible que EH Bildu y el PP puedan consensuar un candidato alternativo a la Alcaldía.

Esta fórmula de acudir a la cuestión de confianza fue recientemente utilizada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que consiguió aprobar los presupuestos municipales el pasado 25 de enero. También el socialista Odón Elorza utilizó este mecanismo dos veces cuando fue alcalde de San Sebastián.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, el alcalde de Vitoria ha dicho que 2017 es un año "clave" para la modernización de la ciudad y que no puede quedarse sin presupuestos. Ha insistido en que el escenario que se le presenta a la ciudad con una prórroga presupuestaria es "muy preocupante", porque "bloquea" la capacidad inversora.

Ha enumerado los proyectos que decaerían con la prórroga presupuestaria y los que verían disminuida su dotación económica, y ha reiterado que esa prórroga es una "mala noticia para los vitorianos". Urtaran ha agradecido a Podemos e Irabazi su "responsabilidad" y "altura de miras" por haberse abstenido en la votación del presupuesto, por lo que a su juicio pusieron por encima de sus intereses partidistas los de la ciudad,

El teniente de alcalde, Peio López de Munain, ha sido muy crítico con PP y EH Bildu, los dos grupos que tumbaron el presupuesto municipal, a los que ha acusado de moverse por intereses "electoralistas", ya que "desde el minuto uno de la legislatura están pensando en 2019", en las próximas elecciones locales.