Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Comisionado renuncia a poner una placa en la checa del Círculo de Bellas Artes

El presidente del Círculo quiere eliminar la denominación de checa "Bellas Artes-Fomento" porque en el inmueble no se practicaron torturas

Juan Miguel Hernández León, director del Círculo de Bellas Artes. Ampliar foto
Juan Miguel Hernández León, director del Círculo de Bellas Artes.

El Comisionado de Memoria Histórica no pondrá una placa conmemorativa en la checa del Círculo de Bellas Artes dentro del nuevo mapa de 15 lugares de memoria histórica de Madrid, según fuentes de este organismo municipal que depende del Ayuntamiento y está conformado por expertos en memoria histórica. En la propuesta que se presentará al pleno la próxima semana, la señal urbana se referirá al lugar como "checa de Bellas Artes-Fomento" en referencia a los sitios que funcionaron como centros de detención de personas sospechosas de colaborar con los sublevados contra la República. Sin embargo, al considerar que el emblemático edificio cercano a la plaza de Cibeles solo funcionó como tal durante 15 días en agosto de 1936 y donde no se produjeron asesinatos, la placa se pondrá en la calle del Fomento, 9, no en Alcalá 42, donde se ubica el Círculo.

Juan Miguel Hernández León, presidente del Círculo de Bellas Artes, no está satisfecho. Si bien está de acuerdo con que no se ponga la placa en su edificio porque "no fue una checa en el sentido siniestro que se le puede dar a la palabra", cree que también debiera cambiarse el nombre de "checa de Bellas Artes-Fomento". "Nuestra indignación es que se tome esa especie de leyenda sobre la hipotética checa existente en Bellas Artes durante esos años", afirma Hernández. El presidente del edificio defiende que el Comité Provincial de Seguridad solo se albergó ahí durante tres semanas y que lo que realmente identifica al inmueble es el rol cultural que jugó durante los años de la Guerra Civil.

Para modificar el nombre de checa de Bellas Artes-Fomento, que ya figura en el informe entregado al Ayuntamiento, el Comisionado afirma que Hernández debe enviar una solicitud argumentando las causas de una posible modificación. En caso de enviarla, se discutiría en la reunión de mensual del Comisionado, que tiene fecha para mediados de febrero. "Pero el nombre final lo decidirá el pleno del Ayuntamiento", señala el organismo. 

Hernández critica la propuesta del Comisionado de poner placas en este tipo de monumentos porque "contradice" lo que señala el Artículo 15 de la ley de Memoria Histórica. La normativa dice: Las Administraciones Públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

Francisca Sauquillo, presidenta del Comisionado de Memoria Histórica, refuta esta percepción y asegura que "si no se ponen placas es como que durante esos años no estuvo ahí la Dirección General de Seguridad (DGS)". La abogada agrega que "la guerra fue algo horroroso, no puede ser que en la Puerta del Sol no aparezca que fue sede de la DGS. Muchos pasamos por ahí, yo poco tiempo, pero hubo gente que murió".

La polémica surge a raíz de la propuesta del Comisionado de elaborar un listado documental y virtual de monumentos y edificios de la capital que tienen valor simbólico. En estos se incluye: la cárcel de Carabanchel, la de Ventas, la de Torrijos, la de Porlier, la de Modelo, la de Yeserías, el cementerio del Este, el de Fuencarral, el Arco de la Victoria, la sede de la Presidencia de la Comunidad, la colina de Chopos, la colegiata de San Isidro, el búnker de Capricho, el Congreso de Diputados y la, hasta ahora, checa de Bellas Artes-Fomento.

 

Más información