Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lirismo y los agudos del tenor Petr Nekoranec brillan en el Viñas

El tenor checo, de 24 años, gana el primer gran premio del tradicional concurso barcelonés

El tenor Petr Nekoranec, ganador del primer premio del Francesc Viñas.
El tenor Petr Nekoranec, ganador del primer premio del Francesc Viñas.

Con los nueve dos de pecho que jalonan el aria de Tonio de La fille du régiment, de Donizetti, el joven tenor checo Petr Nekoranec, de 24 años, saboreó las mieles del éxito el domingo en el Liceo, en el concierto final de la 54ª edición del Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas. Nekoranec ha ganado el primer gran premio, dotado con 25.000 euros y un contrato para actuar en el Liceo; la soprano guatemalteca Adriana González, de 25 años, y el barítono catalán Carles Pachón, de 22, obtuvieron el segundo y tercer premio, dotados respectivamente con 15.000 y 11.000 euros, en una edición marcada por la ausencia de voces coreanas en el palmarés oficial, a pesar de que, de un total de 511 concursantes inscritos de 62 países, 147 proceden de Corea.

A pesar de la abrumadora participación de cantantes coreanos, ninguno ha conseguido alzarse con alguno de los seis premios oficiales que concede el veterano certamen barcelonés, fundado en 1963 por Jacint Vilardell en memoria del legendario tenor Francesc Viñas. Tras Corea, Rusia, con 50 cantantes, y España, con 48, encabezan el ranking de concursantes, seguidos por China (36), Alemania (25) y Estados Unidos (24).

Voz ligera y atractiva, buena técnica, gusto por los matices suaves y un solvente registro agudo. Notables cualidades que Petr Nekoranec lució el domingo en el Liceo, en el tradicional concierto final del Viñas, dirigido por Daniel Gil de Tejada al frente de la orquesta del teatro. Canta con delicadeza y atención a los detalles este joven tenor que, además de salir airoso en la espectacular aria de los nueve dos, interpretó con sublime expresividad la romanza de Nadir de Los pescadores de perlas, de Bizet, acompañado al piano por Stefano Giannini, y Una furtiva lágrima, de L´elisir d´amore, de Donizetti.

También cautivó la calidad y el atractivo color lírico de la soprano Adriana González, que interpretó con justa emotividad la Canción de la luna, de Rusalka, de Dvorák, y C´est des contrabandiers, de Carmen. La flexible dirección de Gil de Tejada, y la profesionalidad de la orquesta del Liceo, que ensayó el variado programa en muy poco tiempo, facilitaron la tarea a los jóvenes intérpretes, deseosos de triunfar pero también agobiados por la responsabilidad que supone cantar en un escenario tan cargado de historia como el Liceo y ante un público que ama las voces.

Triunfó el barítono Carles Pachón, interpretando con gracia y voz de gran calidad el famoso Largo al factotum de El barbero de Sevilla, de Rossini; antes, mostró su elegante línea en un aria de I puritani, de Bellini. Otra voz española, el tenor donostiarra de 21 años Xabier Anduaga, ganador del quinto premio (7.000 euros), también apostó por Rossini y, aunque pasó apuros el aria de Don Ramiro de La cenerentola, se metió al público en el bolsillo con una apasionada interpretación de No puede ser, de La tabernera del puerto, de Sorozábal: la zarzuela siempre levanta pasiones en el Liceo.

La voz más madura del concierto, la soprano rusa Elena Bezgodkova, de 27 años, distinguida con el cuarto premio (8.000 euros), mostró intensidad lírica y sentido teatral en arias de La Wally, de Catalani, y La dama de picas, de Chaikoski. Por su parte, la soprano albanesa de 25 años Elbenita Kajtazi, sexto y último premio oficial (6.000 euros) afrontó con nervios y algunos titubeos la escena de la locura de Lucia di Lammermoor; salió mejor parada en otra página de Donizetti, de L´elisir d´amore.

También actuaron en el concierto, abriendo el programa, los dos barítonos coreanos que, tras acceder a la final, tuvieron que conformarse con un premio especial: Jaegyeng Jo, mejor intérprete de Mozart, cantó un aria de Le nozze de Figaro; su compatriota Junhan Choi, premio al mejor cantante de lied, interpretó junto al pianista Stefano Giannini dos lieder de Schumann y Schubert.

Tras las audiciones celebradas en Londres, Nueva York, París, Milán, Berlín, Beijing, Los Ángeles, Moscú y Madrid, el Viñas acogió las fases eliminatorias en Barcelona del 11 al 20 de enero. El jurado, presidido por Christina Scheppelmann, directora artística del Liceo, ha contado con la presencia de la mezzosoprano Grace Bumbry, el tenor Jaume Aragall, Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real de Madrid y Christoph Seuferle, director de la Deutsche Oper de Berlín, entre otros.