Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont exige que la UE se implique en el referéndum

El presidente catalán denuncia en Bruselas el inmovilismo del Gobierno central

Carles Puigdemont, entre junqueras (a su derecha) y Romeva, en la sede del Parlmento Europeo.
Carles Puigdemont, entre junqueras (a su derecha) y Romeva, en la sede del Parlmento Europeo.

Carles Puigdemont volvió este martes a afirmar su intención de convocar un referéndum independentista, a poder ser pactado con el Ejecutivo central, en septiembre de 2017. Pero lo hizo en Bruselas, en una sala repleta del Parlamento Europeo que tenía más aspecto de mitin que de acto institucional, con la presencia de una veintena de eurodiputados, la gran mayoría catalanes, y sin un solo alto cargo de las instituciones europeas. El presidente catalán aprovechó la oportunidad para reclamar la implicación de la UE en la carpeta catalana: “Debe tomar partido”.

El presidente de la Generalitat destacó la voluntad de permanencia de Cataluña en la UE e, incluso, de reforzar el proyecto común. Y restó riesgos a su posible salida en caso de independencia, tal como ha manifestado la Comisión Europea. En su opinión, se trataría de “un proceso de ampliación interna sin discontinuidades”. Puigdemont recalcó la necesidad de que Cataluña se mantenga en la zona euro y en el mercado interior de la UE.

La propuesta del presidente tuvo el apoyo de su consejero de Exteriores, Raül Romeva, quien consideró que la UE “no puede cerrar los ojos y negar esta realidad; tiene que tomar cartas en el asunto”. Hasta ahora tanto la Comisión como los socios europeos han preferido mantener una posición distante y señalar que el proceso catalán es una cuestión interna de España. Romeva sugirió que Europa puede perder apoyo en Cataluña si sigue dando la espalda al proceso.

Pese a la escasa presencia institucional, la sala de la Eurocámara estaba repleta, con decenas de personas sin poder tomar asiento, posiblemente a raíz de la polémica iniciada por el Partido Popular. Su portavoz en Bruselas, Esteban González Pons, menospreció el acto convocado por los eurodiputados de Convergència y de Esquerra y remitió a sus compañeros de grupo un correo electrónico en el que les aconsejaba no acudir a la conferencia porque se podría interpretar como un ataque contra la Constitución. “Boicot del PP, éxito seguro”, explicaba una fuente de la delegación al término del acto.

El PP estuvo en el centro de la diana de los discursos de Puigdemont, Romeva y del vicepresidente económico Oriol Junqueras. Puigdemont acusó al presidente Mariano Rajoy de negarse “tajantemente a cualquier negociación” sobre el referéndum y de politizar el Tribunal Constitucional. “Es un no a todo”, resumió; “una persecución a todos los que no piensan como ellos”, dijo.

Ataques al PP

El discurso más duro fue el de Junqueras, encargado de describir la situación económica de Cataluña. El vicepresidente señaló que Cataluña, pese a ser una de las “excepciones” europeas en crecimiento económico, sufre en varias áreas clave que achacó al Ejecutivo central: desde la falta de inversiones en el Corredor Mediterráneo al alto precio de la electricidad y el déficit fiscal. Fue más allá cuando señaló que el Ejecutivo español es el que ha provocado “más quiebras de la humanidad”.

Puigdemont defendió el referéndum como el mecanismo “más claro, potente y aceptado” y la mejor fórmula para que “los catalanes se posicionen” en el pulso Cataluña-España. Lamentó el “miedo” a las urnas del Gobierno central y aseguró que ese mecanismo “es una propuesta profundamente europeísta” porque se basa en la “democracia”.

 

Más información