Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pujol que se alejó de la sombra del president

Oleguer Pujol Ferrusola salió rápido del clan familiar e hizo fortuna con un negocio de gestión inmobiliaria

Oleguer Pujol Ferrusola, el 9 de marzo en el Parlament.
Oleguer Pujol Ferrusola, el 9 de marzo en el Parlament. EFE

Oleguer Pujol Ferrusola (Barcelona, 1972) no solo voló pronto del hogar familiar de la ronda del General Mitre de Barcelona sino que ha intentado buscarse la vida fuera de Cataluña. Estudió Empresariales en Esade y de ahí se fue a Estados unidos para después recalar en Londres, donde trabajó en el despacho de Morgan Stanley como analista. Luego, a Madrid, hasta regresar de nuevo a Barcelona, donde vive con su esposa y sus dos hijos.

El benjamín de los Pujol es una suerte de antítesis del primogénito, Jordi, el otro hombre de negocios de la familia. Oleguer no cuenta con su carisma, ni con su devoción por los coches clásicos, y tampoco ha rondado el aura de poder de la Generalitat gobernada por su padre para hacer negocios. El año pasado explicaba en una entrevista en EL PAÍS no haber entendido su detención el 23 de octubre de 2014 en su casa a primera hora de la mañana y cuando preparaba a sus hijos para llevarlos al colegio.

No obstante, el año pasado reconocía tener un patrimonio en sociedades valorado en unos 10 millones de euros, además de un piso en L’Hospitalet de 60 metros, otro de 35 metros en Barcelona, parte de una finca en el Pirineo, un coche y dos motos.

Su fortuna, convertida ahora en desgracia, llega con su participación en la sociedad Drago Capital, una gestora de inmuebles nacida en 2000. El escándalo por supuesto delito fiscal que azota a su familia hizo que sus socios le pidieran que abandonara el capital. Pero antes, en 2007, aquella sociedad hizo su operación estrella al adquirir más de 1.100 de sucursales bancarias de Banco Sabadell por unos 2.000 millones de euros, financiados en su mayoría por un pool formado por 15 bancos.

Oleguer admite haber tenido recursos en paraísos fiscales. En Guernsey tenía radicada su sede social Drago Real Estate Partners, desde la que se adquirieron inmuebles en Portugal y las Islas Canarias y suelo en Melilla. Aprovechó la amnistía fiscal de 2012 para regularizar los 3,2 millones que tenía allí y, en una segunda operación con Hacienda, afloró su parte de 750.000 euros de la supuesta herencia dejada por su abuelo Florenci, anunciada por Jordi Pujol el verano de 2014.

Fe de errores

Jordi Pujol confesó que su familia tuvo en el extranjero una fortuna sin declarar en julio de 2014 y no en 2012 como se decía inicialmente en el texto. La residencia familiar se encuentra en la ronda General Mitre.