Cierre en Madrid

Las cafeterías Nebraska cierran sin preaviso y dejan en la calle a 92 trabajadores

La compraventa del grupo se ha cerrado por 4,6 millones de euros

Fachada de la cafetería Nebraska en la Gran Vía, ayer al mediodía.
Fachada de la cafetería Nebraska en la Gran Vía, ayer al mediodía.KIKE PARA

Las cafeterías Nebraska, una cadena fundada en 1955, cerraron ayer sus cinco locales de la capital. El grupo fue adquirido por la empresa dedicada a la inversión y gestión inmobiliaria Corpfin Capital Prime Retail por 4,6 millones de euros el pasado 21 de diciembre. La sociedad se reunirá con el comité de empresa el miércoles para negociar las indemnizaciones de los 92 trabajadores a los que, tras la adquisición, comunicó el cese de la actividad. Los nuevos dueños arreglarán los locales y los alquilarán a otras empresas.

Interiorismo de los setenta, techo geométrico, acero, lámparas de cristal ahumado talladas, sofás rojos de escay... El primer local del grupo fue inaugurado hace más de 60 años en la calle de Bravo Murillo, 109, en Cuatro Caminos. Más tarde, las cafeterías Nebraska se expandieron con locales en Gran Vía, Goya, Alcalá y otro más en Bravo Murillo. Los establecimientos se convirtieron en emblemáticos por ser los primeros que se atrevieron a traer a la entonces gris capital de los años cincuenta un cierto sabor a modernidad desde el otro lado del charco. 

Nebraska recogía el espíritu y la decoración de locales similares en Estados Unidos. Servían pizzas, hamburguesas, tostas, ensaladas, pasta, platos combinados, pescados y carnes dentro de la nutrida oferta de esta cadena de cafeterías. Tenían fama los perritos calientes por sustituir el kétchup por una salsa de tomate natural triturado y mezclar la mostaza con mayonesa y condimentos secretos.

Más información

Corpfin Capital Prime adquirió los locales de Gran Vía, 55 y Bravo Murillo, 109 junto a la sociedad Nebraska Blanco Hermanos por 4,6 millones. Esta compra se desglosa en la adquisición del 40% de las participaciones de la sociedad por el importe de 1.872.632 y la compra del 60% de las acciones por parte de Corpfin Capital Prime Retail II por 2.808.820 millones. A su vez, se formalizó la compraventa de dos locales comerciales ubicados en la calle de Alcalá, 18 y en la calle de Goya, 39 por el importe de 9.900.000 euros. El local de Bravo Murillo, 291 es de alquiler y no entró en la operación.

Desde Corpfin explican que la operación se debe a su interés por adquirir dos locales de Nebraska. La empresa se dedica “a la inversión y gestión inmobiliaria”, aclaran. “No solemos comprar empresas, pero en este caso teníamos obligación de comprar la sociedad junto a dos de los inmuebles”, confirman.

Varios años en pérdidas

La sociedad de Nebraska Blanco Hermanos llevaba “varios años en pérdidas”, según Corpfin, y con su adquisición han comunicado a los trabajadores el cese de la actividad. “Hemos iniciado un proceso de negociación con ellos para pactar las indemnizaciones”. Con los locales “no se sabe qué pasará”: “Invertimos en las mejores zonas, arreglamos o rehabilitamos el espacio y los alquilamos. Los locales de Nebraska podrían ser cualquier cosa: desde un comercio de moda hasta otro local de restauración”, concluyen.

Uno de los trabajadores, que prefiere no dar su nombre, confirma que el martes por la tarde les avisaron del cierre permanente de los locales. Ayer acudieron a devolver las llaves. “Estamos tranquilos, la semana que viene conoceremos el resultado de las negociaciones”, señala. El cierre de las cafeterías Nebraska se produce meses después de la clausura del Café Comercial y la taberna Santa Bárbara, dos locales clásicos que dotaban de historia culinaria a la capital.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50