El soberanismo arropa al concejal de la CUP detenido por no ir a declarar

Puigdemont y Junqueras apoyan al edil de Vic Joan Coma, que plantó al juez de la Audiencia Nacional

Joan Coma sube al coche tras ser detenido por la policía.
Joan Coma sube al coche tras ser detenido por la policía. Albert Alemany

Los partidos soberanistas y los defensores del referéndum han cerrado filas este martes con el concejal de la CUP de Vic Joan Coma, horas después de que fuera detenido por los Mossos d'Esquadra por no acudir a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional. Coma, investigado por un presunto delito de incitación a la sedición a raíz de las declaraciones hechas en un pleno municipal, estaba citado a declarar el pasado 24 de octubre, pero no acudió y después reivindicó su “derecho a desobedecer”.

Más información
La detención de la alcaldesa de Berga solivianta al soberanismo
El juez deja en libertad a los cinco miembros de la CUP que quemaron fotos del Rey

La ley establece la obligatoriedad que tiene un imputado de acudir a declarar a un llamamiento judicial y prevé la detención si no se atiende. Es lo que sucedió ayer con Coma y el pasado 4 de noviembre con la alcaldesa de Berga, Montse Venturós (CUP), investigada por negarse a retirar la estelada del Ayuntamiento durante dos jornadas electorales; o con los cinco miembros de esta misma formación que quemaron fotos del Rey, plantaron al juez y fueron arrestados el 12 de diciembre.

Sin embargo, el soberanismo atribuyó ayer la detención de Coma a la falta de libertad de expresión en España. La reacción la encabezó el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, quién ironizó en Twitter: “Una vez más, el Estado demuestra qué noción tiene de la libertad de expresión. La operación diálogo: de Navidad a Sant Esteve”.

Por su parte, la portavoz de la Generalitat, Neus Munté, expresó su “apoyo y solidaridad” con Coma y con el resto de cargos públicos, al tiempo que aseguró que todos ellos y el Gobierno catalán tenían “un gran deseo de libertad de expresión”. También cargó contra el Gobierno, al que acusó de “acabar el año como lo empezó, con la judicialización de la vida política catalana”.

El vicepresidente de la Generalitat y líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, se sumó a las muestras de apoyo e ironizó con el supuesto tono dialogante de Mariano Rajoy. “El Gobierno español solo conoce una forma de diálogo, el palo y la zanahoria. Nuestro apoyo a Joan Coma y a todos los demócratas”. En la misma línea, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, escribió en su perfil: “La operación diálogo del Estado a toda máquina. Mi firme apoyo a Joan Coma”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Forcadell participó en Barcelona en una de las manifestaciones convocadas frente a algunos ayuntamientos en apoyo de Coma. También se posicionó el portavoz del PDECat en el Congreso, Francesc Homs. “El Estado español persiste en su monólogo particular. Y nosotros persistimos en defender la democracia. Mi apoyo a Joan Coma”.

Sin embargo, las muestras de apoyo al edil detenido superaron el ámbito independentista. Así, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aseguró que le resultaba “incomprensible que un concejal, por unas declaraciones absolutamente normales en un plenario municipal, pueda acabar ante la Audiencia Nacional”. Xavier Domènech, líder de En Comú Podem, afirmó que la Audiencia Nacional “está al nivel” del Tribunal de Orden Público con la detención de Coma. “Una noticia que no por esperada es menos indignante”, precisó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS