Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peñíscola y el castillo de ‘Juego de Tronos’

La fortaleza del Papa Luna dobla visitantes e ingresos, que alcanzan el millón de euros

La Puerta de Felipe II de Peñíscola (Castellón). Ampliar foto
La Puerta de Felipe II de Peñíscola (Castellón).

Esta semana se ha convertido en sala de cine para acoger la proyección del documental 600 años sin descanso: El Papa Luna, un largometraje que pone en valor la figura de Pedro Martínez de Luna y Gotor, más conocido como Benedicto XIII, el Papa Luna, el inquilino más ilustre de la fortificación templaria más conocida del litoral mediterráneo. Pero el castillo de Peñíscola también ha sido plató de rodaje: tras El Cid o Calabuch, en las retinas del público todavía permanecen intactas las escenas de la televisiva serie Juego de Tronos, que ambientó entre los muros del castillo parte de su sexta temporada en octubre de 2015. Ha sido teatro -el patio de armas acoge cada verano el Festival Internacional de Teatro Clásico y desde este año se llevan a cabo visitas teatralizadas por la fortaleza- y sala de conciertos. Desde hace escasos días, también es museo: el objetivo, sumergir al visitante en los usos que las estancias de esta fortificación del siglo XIV han tenido a lo largo de la historia.

El castillo de Peñíscola cuenta con un filón turístico incuestionable que su gestor, la diputación de Castellón, plasma no sólo en el presupuesto que destina a la fortaleza –en 2017 invertirá 1,5 millones de euros-, sino en la búsqueda de iniciativas que dinamicen el monumento, multipliquen su abanico de posibilidades lúdico-culturales y sigan sumando turistas, e ingresos. Las cuentas cuadran. Desde la puesta en marcha del plan director para el castillo, a principios de 2015, la cifra de visitas ha ido en ascenso. Según datos de la institución provincial, hasta el pasado mes de octubre el número de entradas vendidas respecto a 2015 era de 44.214 más.

La diputación espera cerrar el año superando la barrera de las 300.000 entradas, lo que consolidará el castillo de Peñíscola “como uno de los monumentos más visitados de España”, ha apuntado el vicepresidente provincial y diputado de Cultura, Vicent Sales. La llegada de turistas ha ido ligada a un “incremento notable” de los ingresos que genera la fortaleza. Hasta el pasado mes de noviembre, había obtenido más de un millón de euros, en concreto 1.004.179 euros.

El presupuesto de la Diputación para 2017 incluye cerca de 1,5 millones de euros de inversión en diversas partidas para la fortificación, que abarcarán desde la ejecución de las obras de adecuación del centro de atención visitante -167.235 euros- a trabajos de mejora de las instalaciones y asistencia técnica de expertos -230.000 euros-, labores de conservación -40.000 euros- o adquisición de mobiliario -50.000 euros-.

A ello se suman los 400.000 euros para programar actividades para dinamizar tanto la programación del castillo como de su entorno, “con el único objetivo de atraer a más turistas”, reseñan desde la institución que dirige el popular Javier Moliner.

El presidente de la Diputación, Javier Moliner, junto a la directora del castillo, y el alcalde.
El presidente de la Diputación, Javier Moliner, junto a la directora del castillo, y el alcalde.

No obstante, en el tirón turístico del castillo ha marcado un antes y un después el aterrizaje en suelo peñiscolano de la serie producida por HBO, con 100 millones de seguidores en 170 países. Y es que la proyección internacional del municipio, y su buque insignia, se ha disparado desde que el equipo de Juego de Tronos lo antepusiera a la mismísima Croacia y lo eligiera para el rodaje de su sexta temporada. La Plaza Santa María, la Bajada y el propio Portal Fosc eran un “escenario natural” que requería de “poco artificio”, según reconoció la productora ejecutiva de la serie durante el estreno mundial de la nueva temporada –que incluyó en su circuito a Peñíscola-, quien justificaba así por qué se decantaron por el municipio castellonense. El premio: los 1.200 extras que hubo que contratar para dar forma al rodaje, el millón de euros de gasto para la ciudad en unos pocos días y los más de mil millones de euros en audiencia potencial.

Recrear los últimos años de vida del Papa Luna

A la espera del desembarco de un nuevo maná similar al dejado por Juego de Tronos, el castillo de Peñíscola sigue reinventándose. En un margen de apenas una semana ha sumado la proyección del documental que ensalza la figura del Papa Luna, uno de sus habitantes más conocidos e ilustres, “y que dota a la localidad de su exclusiva condición de ciudad papal” –recuerdan desde la diputación- y la apertura de la primera fase del nuevo proyecto museístico, con un coste de más de 400.000 euros. Éste abarca el acondicionamiento de toda la planta baja, dedicada a los constructores del castillo, los templarios, que comprenden las caballerizas y el cuerpo de guardia, y las de parte de la planta superior, donde se encuentran las estancias que ocupó el Papa Luna para su residencia, estancia principal, comedor, biblioteca y estudio. El objetivo ofrecer al visitante una herramienta didáctica para recrear los primeros 200 años de la historia de la fortaleza.

Dentro del mismo proyecto museístico, en esta última semana del año se procederá a poner en marcha los audiovisuales que se han rodado en la propia fortaleza y que recogen momentos íntimos de cómo pudieron ser los últimos años de vida de Benedicto XIII en su residencia papal peñiscolana.

La entidad gestora del castillo ha invertido también 267.000 euros para convertir el faro contiguo a la fortaleza –cedido por Puertos del Estado para los próximos 35 años- en un nuevo punto de recepción de turistas y en dependencias administrativas. Las obras, indican desde la diputación castellonense, estarán finalizadas antes de la temporada turística de Semana Santa. Antes de que lleguen también los 5.000 turistas austriacos a través de los cuatro aviones que aterrizarán semanalmente en el aeropuerto de Vilanova-Benlloch durante los meses de mayo y junio procedentes de Salzburgo y con Peñíscola, y su castillo, como destino vacacional.

Más información