Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORME PISA

Cataluña mejora en matemáticas y ciencias pero baja en lectura

Los resultados de PISA en la comunidad están por encima de la media española, europea y de la OCDE, pero por debajo de varias CCAA

Alumnos en el Campus UB del recinto de Mundet.
Alumnos en el Campus UB del recinto de Mundet. EL PAÍS

Cataluña aprueba el informe PISA 2015, aunque con matices. Después del pinchazo de 2012, cuando empeoró los resultados en ciencias —perdió hasta cinco puntos, situándose en los 492— y en matemáticas —bajó tres puntos, hasta los 493—, ha vuelto a mejorar en la última edición de 2015. Los resultados de Cataluña (504 puntos en competencias científicas, 500 en comprensión lectora y 500 en competencias matemáticas) superan la media española, la europea y la de la OCDE en todas las pruebas. Sin embargo, la comunidad se mantiene entre el sexto y el séptimo puesto en todas las competencias en el ránking español.

"Estamos satisfechos. En las tres competencias estamos en los 500 puntos o más y, por primera vez, Cataluña está sobre la media europea, española y de la OCDE en todas las competencias", ha valorado la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz. De los 37.205 alumnos de 980 centros españoles, 1.769 de 52 colegios distintos conforman la muestra catalana. Según Ruiz, la selección de centros y alumnos es una muestra representativa de Cataluña y los resultados de PISA concuerdan con los de las pruebas de competencia que realiza cada año la Generalitat. "Esto confirma que la transformación educativa va en la buena dirección", ha asegurado la consejera. 

Gráfico de los resultados del informe PISA pulsa en la foto
Resultados del informe PISA por comunidades autónomas

La competencia principal estudiada en este PISA 2015 fue la científica. Cataluña ha reducido el porcentaje de alumnos que se encuentran en los niveles más bajos, aunque todavía no alcanza el objetivo previsto para 2020 de que sea menor del 15% de los alumnos que se sometieron a la prueba. En ciencias, el 15,7% de los alumnos estaban en el tramo más bajo de la evaluación. Con respecto a España, Cataluña fue la comunidad que más ha mejorado, pero aún se encuentra en el sexto lugar, por detrás de Galicia, Madrid, Navarra, Aragón y Castilla y León. 

En la prueba de comprensión lectora, Cataluña ha bajado un punto con respecto al PISA 2012 y ha aumentado el porcentaje de alumnos en el tramo más bajo (pasó de representar el 15% a ser, en 2015, el 15,4%). La comunidad no consigue remontar resultados en esta competencia y alcanzar los niveles de 2009, cuando sólo el 13,5% de los alumnos estaban en la franja baja. Aragón, Cantabria, Castilla y León, Madrid, Navarra y Galicia superan también su puntuación en 2015.

En matemáticas, Cataluña ha mejorado siete puntos y también ha reducido el porcentaje de alumnos en el nivel más bajo, pero todavía está muy lejos del objetivo 2020. En 2012, el 20% de la muestra estaba en el tramo bajo y en 2015, lo está el 17,7%.

Según Ruiz, estas diferencias entre las comunidades autónomas obedece al punto desde el que parte cada comunidad y a las particularidades de cada territorio, que "no son comparables". "Castilla y León no tiene una composición como la nuestra. Tenemos niveles diferentes de complejidad", ha argumentado, en referencia al número de alumnos no nativos o a las escuelas de barrios de alta complejidad, entre otros elementos que influyen en la diversidad del sistema. La consejera, no obstante, se ha mostrado positiva con los resultados. "Estamos contentos pero tenemos que seguir trabajando en cambios de mejora. Hemos avanzado en calidad, porque estamos por encima de la media española, europea y de la OCDE, y también hemos avanzado en equidad, porque tenemos menos alumnos en la franja más baja de resultados", ha indicado.

Enseñanza sostiene que los resultados de PISA refrendan el modelo educativo catalán. Para empezar, Ruiz ha argumentado que la "estabilidad"  de un modelo común desde 2009 pese a los distintos colores políticos que han conformado los gobiernos de la Generalitat, favorece el éxito del sistema. Además, ha apuntado que tanto las pruebas propias de competencias como PISA permiten identificar los puntos débiles del modelo y trabajar para mejorarlos. "Hace tres años, en PISA teníamos un punto débil en matemáticas, así que pusimos una hora más de clase", ha ejemplificado. Con todo, ha puntualizado Ruiz, "PISA nos sirve para compararnos a nivel mundial pero a lo que más peso le damos es a nuestras pruebas de competencias, que las hacen todos los alumnos, no solo una muestra, como en PISA".

Más información