Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gestor de Traiber achaca a una venganza las denuncias sobre las prótesis defectuosas

Luis Márquez mantiene que el material sanitario que comercializaba era impecable

Luis Márquez, gerente de Traiber (izda) a la salida del juzgado de Reus en 2015.
Luis Márquez, gerente de Traiber (izda) a la salida del juzgado de Reus en 2015.

Luis Márquez, gestor de la empresa Traiber, ha atribuído a la venganza de una extrabajadora las denuncias que pesan sobre la compañía por la supuesta comercialización de prótesis quirúrgicas caducadas y en mal estado. Márquez mantiene que la empresa pasó apuros económicos que motivaron el aplazamiento del pago de las nóminas del personal y que, por este motivo, una colaboradora de la empresa aireó que el material ortopédico que distribuía Traiber era defectuoso. "Es una persona resentida con la empresa", señaló Márquez este miércoles ante el juzgado de Reus.

Traiber está clausurada por una alerta sanitaria desde noviembre del 2014 a causa de un cúmulo de irregularidades y su propietario se ha negado a prestar declaración ante el juez que instruye el caso, vinculado con la macrocausa Innova de corrupción en la sanidad pública. Márquez sí que ha hablado tras su paso por el juzgado y ha asegurado que la denunciante tenía intención de "sabotear a la empresa". El Juzgado de Instrucción número 3 de Reus investiga cómo unas 6.000 prótesis de Traiber, que presuntamente estaban caducadas o en mal estado, llegaron a implantarse a pacientes de 11 comunidades autónomas y se vendieron por media docena de países.

No es la primera vez que Luis Márquez señala a la denunciante como principal responsable de los males que sufre Traiber. Anteriormente, cuando trascendió que las prótesis vertebrales, de cadera y rodilla que comercializaba la compañía adolecían de falta de permisos y certificados, Márquez alegó que ésa, la tramitación de los certificados, era precisamente la atribución que tenía encomendada la denunciante cuando trabajaba en la empresa. "No era mi función llevar esa área", dijo entonces.

Luis Márquez asegura que todos los pacientes a quien se les ha implantado alguna prótesis de la marca Traiber deben estar tranquilos porqué las piezas son "tecnologicamente impecables". En este sentido, ha lamentado que hayan cambiado los criterios del Hospital Sant Joan de Reus para comprar material y se estén implantando "prótesis extranjeras que son mucho más caras que las nuestras", ha dicho. Luis Márquez mantiene que es irregular y poco objetivo el peritaje que tacha a las prótesis de Traiber de defectuosas y de ser susceptibles de provocar necrosis y tumoraciones.

Emilio Ortiz, abogado que representa a 57 pacientes supuestamente afectados por las prótesis de Traiber, ha defendido el valor probatorio de los peritajes y añade que instituciones como el CatSalut o la Agencia Española de Medicamentos hallaron pegatinas de reesterilización del material que comercializaba Traiber y acusaron a la empresa de no cumplir los estándares mínimos de calidad para los productos sanitarios.