Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez exige al MNAC que entregue las pinturas de Sijena

El auto plantea que Aragón aclare las condiciones del monasterio y fija 20 días para que el museo explique cómo hará el traslado

Dos de los arcos decorados con las pinturas murales de Sijena, tal y como se exhiben en el MNAC.
Dos de los arcos decorados con las pinturas murales de Sijena, tal y como se exhiben en el MNAC.

La juez de primera instancia número 2 de Huesca notificó ayer un auto pidiendo al Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) que cumpla la sentencia de julio que le obliga a entregar las pinturas murales de la sala capitular del Monasterio de Sijena. Unas pinturas románicas del siglo XII que expone en sus salas desde los años sesenta del siglo XX. “Con carácter previo a otorgar al MNAC un plazo para devolver las pinturas murales”, exige que "en el plazo de veinte días, proceda a comunicar al Juzgado cómo se procederá a desmontar las pinturas..., en qué condiciones se trasladarán..., así como qué técnicos intervendrán en dichas actuaciones, con la intención de valorar las medidas de seguridad".

Además, la juez pide a Aragón que informe en un plazo más breve, de 10 días, de cuáles son las condiciones “estructurales y climáticas de la sala capitular” del monasterio para poder determinar si está preparada para acoger y conservar las pinturas una vez se entreguen. Sorprende la petición porque es notorio que el gobierno de Aragón realiza una reforma exprés de la sala que tiene previsto acabar en diciembre para evitar que siga entrando la lluvia y solventar así el problema generalizado de humedad que sufre el edificio.

La visita de los objetos depende de las monjas

Las hermanas de Belén, las actuales residentes en el monasterio de Villanueva de Sijena, ampliarán los horarios de visita de su ‘casa’ a partir del día 10, si se llega a un acuerdo con el Ayuntamiento y el gobierno de Aragón. Será entonces cuando puedan verse los 110 objetos entregados por Cataluña expuestos en los antiguos dormitorios del cenobio. Hasta ahora las visitas, solo los sábados, la realizaban las monjas y el consistorio quiere que sean personal profesional.

A primera hora de la tarde de ayer el consejero de Cultura Santi Vila aseguró tener solo constancia del auto por los medios de comunicación, ya que de forma insólita, ni el MNAC ni su departamento habían recibido ninguna notificación del auto que tiene fecha de hace diez días, el 24 de octubre. “Es una falta de respeto absoluto, es insólito e impropio”, explicó visiblemente enfadado.

El consejero dejó claro que su gobierno planteará “una oposición rotunda y nítida, para que las pinturas no sean trasladadas. Bajo ninguna circunstancia autorizaré la salida de estas pinturas. Yo y el gobierno asumiremos la responsabilidad”, dijo con sequedad. En ese sentido manifestó que su respuesta a la juez serán los informes realizados por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Barcelona, el CSIC y el Sincrotrón Alba que acreditan que es un “disparate trasladar las pinturas”; unos estudios que anunció que se harán públicos en los próximos días y en los que se “explica que sería una temeridad, una imprudencia, un disparate absoluto y un atentado cultural sacarlas del museo para llevarlas a Sijena”.

El auto establece cinco días tras recibir la notificación judicial para enviar a la juez la negativa a ejecutar la devolución provisional, pese a que establece que “no cabe recurso alguno”.

Vila se preguntó: “Quién sería la autoridad académica y científica que avale este traslado, quién asumirá el riesgo en un momento procesal que es provisional”. El consejero estuvo acompañado durante su intervención del director del MNAC Pepe Serra que no realizó ninguna declaración. Pese a eso, fuentes cercanas al museo explicaron que “hay que seguir el procedimiento judicial y que antes de exigir el retorno la juez ha de escuchar las alegaciones que presenten desde el museo, entre ellas los informes que desaconsejan cualquier traslado de las pinturas”.

El consejero concluyó diciendo: “Es posible hacerlo todo; Abu Simbel [el templo egipcio que se salvó del agua al construir la presa de Asuán] se trasladó, pero el problema es si compensa el riesgo de su traslado. Todos tendrán que asumir su responsabilidad en el caso de que decidan trasladarlas las pinturas”.

Vila también fue firme cuando se le preguntó por las declaraciones de Ildefonso Salillas, alcalde de Villanueva de Sijena en el sentido de que las pinturas ya han viajado, a Nueva York “dos plafones con rostros” y a Londres “un arco completo con pinturas para una exposición”, Vila fue tajante: “No me consta que hayan salido nunca en la vida del MNAC. No es de recibo que antes de que haya una sentencia firme se prefiera poner en riesgo un patrimonio cultural que está al alcance de todos en el museo que tiene la colección de arte románico más importante del mundo”.

Horas antes la consejera portavoz del gobierno Neus Munté ya había asegurado que la demanda de la ejecución provisional era “un despropósito” y que la Generalitat agotará todas las vías legales para impedirlo.

La resolución judicial que exigió ayer la juez de Huesca se produce en cumplimiento de la solicitud hecha por la representación legal del Gobierno aragonés de ejecución provisional de la sentencia dictada el pasado mes de julio. El auto no invalida el recurso que planteó la Generalitat y el MNAC en septiembre.