Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau salva de nuevo por los pelos el primer trámite de las ordenanzas fiscales

La aprobación de los nuevos impuestos se aplaza hasta el pleno del día 28 de octubre

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.
El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

La comisión de Economía del Ayuntamiento de Barcelona de este martes ha dado trámite al proyecto de ordenanzas fiscales del gobierno de la alcaldesa Ada Colau, un plan que prevé mantener la congelación del IBI y hacer pagar más por aparcar a los coches contaminantes. Las ordenanzas han prosperado de nuevo por los pelos. Con los 15 votos del gobierno (Barcelona en comú y PSC) y 13 en contra (CiU y PP). Los grupos de Ciutadans, ERC y la CUP se han reservado el voto para el pleno del viernes 28.

"El viernes de pasión", ha dicho el republicano Alfred Bosch, que ha advertido de que para tener el sí de ERC el gobierno deberá cumplir con los compromisos alcanzados el año pasado y que Colau no ha cumplido. La CUP, por su parte, ha reivindicado que la nueva tasa prevista para los autobuses que aparquen en Montjuïc se pague desde enero y no octubre del año pasado. Ciutadans, por su parte ha pedido diálogo: "O cambian de actitud o con nosotros no cuenten", ha dicho su jefa de filas, Carina Mejías.

Ha sido una comisión durante la que ha habido un gran revuelo cuando la concejal de CiU Sònia Recasens ha afirmado que el Gobierno omitió en la presentación de las ordenanzas su intención de recaudar 3,6 millones de euros al eliminar la gratuidad de la zona azul de aparcamiento de 8 a 9 horas y a mediodía, de 14 a 16. Una subida que el gobierno ha asegurado que no se producirá, pero sí figura en la memoria de BSM que acompaña al proyecto de Ordenanzas y que analiza fórmulas de incrementar la recaudación.

Una vez más Recasens se ha enfrentado al portavoz del Gobierno y primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que ha llamado a los partidos de izquierdas a sumarse al proyecto. Durante la primera intervención de Recasens, Pisarello se ha levantado y se ha hecho una infusión en la mesa que hay en la sala Lluís Companys con agua, cafés y galletas. Un gesto que ha la lamentado en voz alta la presidenta de la comisión y concejal de Ciutadans Carina Mejías.

La polémica no ha acabado aquí y Recasens y Pisarello se han vuelto a enzarzar cuando el portavoz ha acusado a su antecesora en el cargo de "intoxicar". "Al final le tendré que dar la razón al señor Garganté [concejal de la CUP] cuando dice que esto es un teatro de las apariencias, por suerte la ciudadanía no escucha las comisiones", ha dicho Pisarello, en unas palabras que han provocado reproches de todos los partidos.

La candidatura de Barcelona para acoger la Agencia Europea del Médicamento si finalmente se produce la salida de Gran Bretaña de la UE ha sido otra de las cuestiones clave de la comisión. En este sentido, el segundo teniente de alcalde y responsable de la política exterior económica del Ayuntamiento, Jaume Collboni, ha explicado que el consistorio "trabaja con el Gobierno de la Generalitat, con el consejero de Exteriores, Raül Romeva", y que la cuestión "ha sido objeto de conversaciones con la delegada del Gobierno en funciones". "Las posiciones están alineadas", ha zanjado antes de calificar de "irresponsables" las críticas de los partidos de la oposición y recordar a los grupos que "las gestiones que se están haciendo no se hacen públicas por prudencia, porque tenemos buenos competidores".