Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC presiona a Colau para restituir la inscripción de Samaranch

Los socialistas avisan de que darán apoyo a una propuesta del PP que contaría con el voto favorable de la mayoría de partidos en el Ayuntamiento de Barcelona

Escultura de Joan Mora dedicada a los Juegos Olímpicos del 1992.
Escultura de Joan Mora dedicada a los Juegos Olímpicos del 1992.

La restitución de la inscripción en recuerdo de Juan Antonio Samaranch tiene el apoyo de la mayoría de los partidos en el Ayuntamiento de Barcelona. La comisión de presidencia del consistorio prevé votar este miércoles una iniciativa del PP para recuperar la inscripción que acompañaba la escultura que Samaranch obsequió al Ayuntamiento. La inscripción fue eliminada este octubre a partir de una petición de la CUP. Su retorno contaría con los votos de una mayoría formada por PP, CiU, Ciudadanos y del PSC, socio de gobierno de Barcelona en Comú (BEC). La votación en la comisión de presidencia no es vinculante pero debilitaría al equipo de la alcaldesa, Ada Colau. BEC tiene hasta mañana para negociar con el PSC una solución que evite perder la votación.

Jaume Collboni, concejal de Cultura y líder del grupo del PSC, argumenta el retorno de la inscripción porque “no es una reivindicación a la persona de Samaranch sino a un grupo de personas que permitió, a partir de los Juegos, modernizar la ciudad y recuperar el orgullo de ser barceloneses. Acepto un debate crítico, que se replanteen cosas, pero borrar el nombre de alguien que forma parte de la historia, y de una historia de éxito, es innecesario”. La inscripción decía: “El presidente del Comité Internacional Olímpico, J. A. Samaranch, a su ciudad en recuerdo de los Juegos de la XXV Olimpiada”. La inscripción acompañaba una escultura de una bolsa de deporte y una antorcha olímpica creada por Joan Mora.

 

CiU loa a Samaranch

Maite Fandos, concejal de CiU, también avanza que su grupo se dispone a votar a favor de la restitución: “La figura de Samaranch fue durante muchos años reconocida en este país. Tenemos que sumar y no restar. Los Juegos fueron la suma de muchas personas que pensaban diferente. El gobierno de Colau tiene la virtud de trabajar por la desunión. La inscripción debe volver y no solo esto, hay que seguir poniendo en valor la figura de Samaranch”. CiU, según Fandos, mantiene la idea de poner el nombre de Samaranch a una calle de Barcelona, pero cuando haya un claro consenso, “tal y como pidió la familia”.

Andreu Mayayo, catedrático de historia contemporánea y pensador cercano a BEC, critica el pasado franquista de Samaranch, pero cree que no era necesario retirar la inscripción: “Samaranch era un falangista, nunca renegó de ello. Sabido esto, la pregunta no es histórica, es un conflicto político. Una cosa es la batalla para que el estadio olímpico no se llamara Juan Antonio Samaranch sino Lluís Companys, una batalla que yo viví en primera fila desde Comisiones Obreras. Y otra cosa es que tú no puedes borrar, incluso del espacio público, que Samaranch jugó un papel importantísimo con los Juegos. ¿Que se ha de limitar a que el museo olímpico se llame Samaranch? Sí. ¿Que haya una escultura con su inscripción? También, a mí no me molesta. No hay que tapar la historia”.

Eulàlia Vintró, quien fue dirigente de ICV, concejal del Ayuntamiento y miembro del Comité Organizador Olímpico de Barcelona 92, considera que la inscripción es un asunto menor: “Retirar la inscripción es una política de gestos que no va muy lejos. No seré yo quien reivindique al señor Samaranch. No creo que se tenga que caer en la beatería de decir qué suerte tuvimos con Samaranch. No hay que darle más bombo ni restarle el reconocimiento que se le dio en un momento dado. Hay que tener capacidad de distanciamiento y objetividad, entender en función de qué circunstancias se produjeron estos reconocimientos”.

Santiago Segurola, uno de los periodistas más veteranos en la información olímpica, opina que el consenso y la imagen de modernidad que dio España con los Juegos de 1992 son el símbolo del fin de la Transición. Segurola destaca que “Samaranch fue el factor número uno para que Barcelona tuviera los Juegos, transformador de Barcelona y del deporte español. Si esto es suficiente o no para reconocer su figura, que cada uno decida. Yo puedo decir que es una persona fundamental para la historia del deporte mundial”.