Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Badalona alega que abrió el 12-O por la libertad ideológica de los vecinos

La Fiscalía confirma que había decidido abrir una investigación por desobediencia contra el Consistorio

El Ayuntamiento de Badalona, ante el juez.
El Ayuntamiento de Badalona, ante el juez. EFE

El Ayuntamiento de Badalona ha defendido este jueves ante el juez que abrió sus puertas el 12-O para defender la "libertad de pensamiento" de los funcionarios y de los vecinos. El Consistorio ha girado, como un calcetín, uno de los argumentos que el juez usó para prohibir de forma cautelar la polémica iniciativa: al tener que posicionarse sobre si ir o no a trabajar ese día, se podía poner en peligro la "libertad ideológica de los funcionarios. El Consistorio replica lo contrario: "Dimos libertad ideológica para decidir si quieren celebrar o no una fiesta".

El argumento ha sido esgrimido este jueves en la vista celebrada a propósito de las medidas cautelares que, en vísperas de la Fiesta Nacional, adoptó un juzgado de lo contencioso de Barcelona. A petición de la Delegación del Gobierno en Cataluña, el juez prohibió al Ayuntamiento abrir sus dependencias durante el 12-O, un festivo que no puede intercambiarse por otro, según el Estatuto de los Trabajadores. El Ayuntamiento de Badalona -integrado por Podemos, la CUP, ERC e Iniciativa- decidió desobedecer la orden judicial y abrió sus puertas a los vecinos.

La vista, en realidad, no tendrá ninguna consecuencia práctica: se trata de que el juez ratifique (o no) la medida cautelar por la que prohibió la apertura en día festivo. El asunto de fondo (la legalidad de la iniciativa del Ayuntamiento) se dirimirá en la demanda y en la posterior sentencia. Tampoco se ha abordado hoy si el equipo de gobierno desobedeció o no: ése es un asunto penal que está investigando ya un juez de Badalona tras admitir a trámite una denuncia del PP.

La Fiscalía de Barcelona ha emitido esta mañana un comunicado en el que anuncia que había "tomado la decisión" de abrir diligencias de investigación para averiguar si los hechos ocurridos en Badalona "pudieran ser constitutivos de delito de desobediencia", tal como ha avanzado hoy este diario. El ministerio público subraya que, al estar el caso ya bajo control de un juez, ya no puede abrir esas diligencias, aunque estará presente en la causa.

"Mala fe" de la Delegación del Gobierno

Al acto de hoy ha acudido el equipo de Gobierno en pleno (nueve concejales), a excepción de la alcaldesa, Dolors Sabater, de regreso de un viaje de trabajo en Colombia. La abogada del Consistorio ha insistido en que la iniciativa de abrir las puertas en día festivo se ofreció de forma "voluntaria" a los trabajadores, y que se trató solo de una "opción personal" y que los funcionarios en ningún caso estuvieron "obligados a hacer fiesta". En el calendario laboral, ha insistido, el 12-O "aparece como día festivo". "Estamos en el siglo XXI. Hospitales, mossos, brigadas de limpieza, jueces, abogados, e incluso la oposición en el ayuntamiento, todos hemos trabajado el 12 de octubre", ha subrayado la letrada.

El Ayuntamiento ha acusado a la Delegación del Gobierno de actuar de "mala fe" al pedir las medidas cautelares solo dos días antes del 12 de octubre, cuando en realidad el acuerdo sobre ese día firmado por los sindicatos ya se había divulgado en mayo. El juez, sin embargo, ha desmontado la tesis al preguntar dónde se había publicado el acuerdo: la abogada ha admitido que solo en la intranet municipal y en el portal del empleado, que son de acceso restringido. El consistorio también ha esgrimido en su favor el hecho de que "muchos municipios han abierto" en Cataluña este 12 de octubre y ninguno de ellos "ha sido requerido ni demandado" para que no lo hiciera.

El abogado del Estado, por su parte, ha pedido que se ratifique la medida cautelar acordada. Ha insistido en que la idea de abrir en festivo parte de un planteamiento "ideológico y político que puede ser legítimo", pero ha denunciado que esa vía puede "comprometer a los trabajadores, que se ven involucrados políticamente". Como el 12-O ya ha pasado, se trata, en cualquier caso, de una victoria moral para uno de los dos bandos en liza. El juez adoptará la decisión en los próximos días.