Puig propone una tercera vía frente a la tensión territorial

El presidente valenciano apela a la unidad para “romper los muros de la invisibilidad”

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su intervención en el Palau.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su intervención en el Palau.José Jordán
Más información
“Somos pobres y aportamos más de lo que recibimos”
Análisis | La crisis fiscal valenciana; por José Carlos Díez
La financiación valenciana: ¿Qué damos y qué recibimos?

Los valencianos celebraron ayer el 9 d’Octubre reivindicando una financiación que evite que aporten más de lo que reciben. Todos a una voz fue el lema con el que la Generalitat convocó a los más de cinco millones de habitantes, para lograr un nuevo sistema. La renta per cápita de los valencianos es el 12,5% inferior a la media estatal, y la deuda histórica asciende a más de 15.000 millones. El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, propuso la vía valenciana para solucionar el problema.

"Somos gente de paz, de diálogo, gente de afectos, pero nunca bajaremos los brazos" manifestó ayer el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, para después, parafraseando al poeta Vicent Andrés Estellés, avisar de que “habrá un día que no podremos más y entonces lo podremos todo". “Ese día ha llegado”, advirtió durante la entrega de las distinciones que concede la Generalitat con motivo de la celebración del Día de la Comunidad Valenciana.

Puig, que realizó todo su discurso en valenciano, apeló a la unidad de los valencianos como elemento fundamental para "romper los muros de la invisibilidad" y permitir a la Comunidad "volver a estar presente en los grandes debates de futuro". El jefe del Gobierno valenciano no desaprovechó el 9 d’Octubre, para insistir, como lleva haciéndolo desde el inicio de su mandato, en el lema de la fiesta de este año: Tots a una veu [Todos a una voz], para que el problema valenciano, la infrafinanciación, se convierta en parte de la solución de España.

Para ello el dirigente valenciano, siguiendo la estela del profesor Ernest Lluch, que escribió que cada país hace su camino en la historia, propuso la vía valenciana, frente al modelo catalán y vasco. “Nuestro pueblo no extraerá de la injusticia lamentos, sino argumentos para hacer viable el autogobierno y, de esta manera, hacer sostenible la convivencia en un proyecto común y plural”, resaltó Puig.

El presidente de la Generalitat valenciana defendió que, frente al pasado, en la actualidad, "valencianizar” significa capacidad de entendimiento, reparación de derechos, reconstrucción económica, fuerza y unidad para defender la causa justa de la financiación". El líder socialista destacó que, pese a las dificultades en materia de inversiones y financiación, los rasgos que caracterizan al pueblo valenciano: el esfuerzo, la honradez y la generosidad, se han consolidado. “En esos valores nos reafirmamos cada 9 d'Octubre, y plantamos cara a las contrariedades, ofrecemos respuesta a las incertidumbres e inyectamos coraje a la inercia”, agregó.

Como señala Vicent Cucarella, Síndic de Comptes de la Generalitat, la Comunidad Valenciana es pobre y además, aporta más de lo que recibe. La renta per cápita de los valencianos es el 12,5% inferior a la media estatal. Y la deuda histórica asciende a más de 15.000 millones de euros. Estas son las cifras que el Gobierno que preside Ximo Puig quiere cambiar. Y por primera vez cuenta con el apoyo de la mayoría de la sociedad valenciana, que ayer se reunió para conmemorar el 9 d’Octubre , pero también para reivindicar un nuevo modelo de financiación, que termine con una “injusticia histórica”, según Joaquín Maudos, director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE). “Sin una financiación suficiente, justa y equitativa, el futuro de nuestra comunidad, y con ello nuestro bienestar, están hipotecados”, explica, Maudos.

En nombre de todos los premiados habló el escritor Joan Francesc Mira, premio de las Letras Valencianas, que recuperó el discurso de Joan Fuster. "La capacidad colectiva de reencuentro y aspiración a un futuro digno y propio, que se expresó hace cerca de 40 años, en la manifestación de octubre de 1977, continúa viva y presente", destacó el antropólogo, que es Premi d’Honor de les Lletres Catalanes. Mira también animó a los valencianos a reflexionar: “Hay que aprovecharlo, como mínimo, para ver de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir”, indicó el investigador, que recordó las “dificultades y anomalías” de la historia moderna y contemporánea de la Comunidad Valenciana “en el proceso hacia la recuperación de nuestro gobierno”.

"Tenemos que darlo todo, el mundo tiene que ser mejor", manifestó la pedagoga y defensora de los derechos humanos, Alejandra Soler, de 103 años, la primera mujer en ser galardonada con la Alta Distinción de la Generalitat. Sus palabras emocionaron a todos los invitados al acto institucional que se celebró con motivo del 9 d'Octubre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS