Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los armarios de Cervantes y Shakespeare

Doce diseñadores visten con ropa contemporánea a otros tantos personajes de ambos escritores

El diseñador Modesto Lomba con su diseño.
El diseñador Modesto Lomba con su diseño.

Decir que la ropa abriga en invierno, alivia en verano y hace parte del trabajo en bodas, bautizos y comuniones no sorprende a nadie. Cuesta algo más creer que la ropa pueda hablar, que la moda sirva para viajar 400 años atrás en el tiempo con el mismo hilo que cose los uniformes del futuro. Esos poderes se hacen efectivos cuando se comprende que la moda es parte de la cultura. La exposición Trajes para Shakespeare y Cervantes, que se inauguró ayer en el centro cultural Conde Duque, habla de esos poderes del vestuario la moda a través de una conversación con 12 de los personajes más poderosos de ambos genios.

La muestra alberga el trabajo realizado por 12 diseñadores españoles para vestir a seis personajes cervantinos y otros tanteos shakespearianos a partir de textos originales de ambos autores en el 400º aniversario de su fallecimiento.

Agatha Ruiz de la Prada, Amaya Arzuaga, Ana Locking, David Delfín, Devota & Lomba, Leyre Valiente o Juan Vidal les han tomado la medida a Marcela, Desdémona, lady Macbeth, Galatea, Hamlet, Titania o Dulcinea para confeccionar bajo el particular pulso creativo de cada uno un atuendo contemporáneo.

El diálogo que salva cuatro siglos de distancia forma parte del ciclo Diseñadores dialogan con la literatura, un programa iniciado en 2007 por la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) que les ha llevado ya por más de 20 ciudades europeas y asiáticas. “Desde hace años, ACME viene haciendo exposiciones que relacionan moda y literatura. En esta ocasión Concha Hernández, la comisaria, nos propuso hacer algo relacionado con Cervantes y Shakespeare para celebrar el 400º aniversario. Ella ha escogido a una serie de personajes femeninos para los que la libertad es un tema importante, sobre todo en Cervantes”, cuenta Pepa Bueno, directora de la asociación.

Tomarse la libertad de inventar el futuro es una de las responsabilidades que caen una y otra vez sobre Miguel de Cervantes. Podría parecer difícil conciliar la idea de que moda y literatura pueden hablar si no fuera por obras como el Quijote.

“Cervantes trata con muchísimo cariño y complicidad a las mujeres en sus obras. De hecho, son precursoras de personajes feministas. Dorotea es una mujer culta, que lleva la hacienda, que le da réplica dialéctica a Don Quijote. El caso de Zoraida es muy curioso, porque además de libre es transgresora, mucho. Es una mujer musulmana que libera a cristianos. Es una interpretación, para la época, de una mujer que se iba a convertir al cristianismo, pero en realidad establece un diálogo entre dos mundos, y eso me parece fascinante”, relata la comisaria de la exposición y directora del Conde Duque, Concha Hernández.

Hasta el próximo día 27, la muestra escenifica un coro bien vestido de voces sublevadas contra los lectores de su época, un poco lo que ocurrirá con quien se acerque a la exposición, que irá a ver vestidos y saldrá con ganas de leer.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram