Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto de PP y Ciudadanos supone una subida de impuestos en la región

La Comunidad de Madrid mantiene que la armonización del documento no significa que haya un incremento tributario

La presidenta Cristina Cifuentes y el portavoz regional Ángel Garrido, tras el consejo de gobierno de ayer. Ampliar foto
La presidenta Cristina Cifuentes y el portavoz regional Ángel Garrido, tras el consejo de gobierno de ayer.

El acuerdo entre el PP y Ciudadanos tendrá, de llevarse a cabo, una clara repercusión para el bolsillo de los madrileños. Su punto quinto exige que se armonice la fiscalidad de las distintas comunidades autónomas, de forma que todos los contribuyentes paguen lo mismo a las arcas públicas. La Comunidad de Madrid, al ser una de las que tiene menor tipo impositivo de toda España, se vería directamente afectada por este cambio, según reconocen diversas fuentes. El impuesto de la renta (IRPF), el de sucesiones y donaciones y el de transmisiones patrimoniales serán los más afectados.

Las comunidades tienen capacidad para legislar en el tramo autonómico, de forma que pueden rebajar la cuota que paga cada contribuyente. Así ocurre en el caso de Madrid, que tiene gravámenes más bajos que otras regiones. En el caso de las rentas más altas la Comunidad renuncia hasta al 6% del tipo impositivo, según recuerda el catedrático de Análisis de la Economía de la UNED José María Labeaga Azcona. A ello se une que existen determinadas bonificaciones que el contribuyente madrileño puede deducirse en caso de tener hijos, comprar una vivienda o por adopciones, entre otros muchos conceptos.

Labeaga recuerda que las rentas medias están bonificadas con una reducción del 1,5% en el tramo autonómico del IRPF. Para ello pone un ejemplo: un trabajador que gane una media de 23.000 euros al año tendría que pagar con el pacto unos 345 euros más en cada ejercicio. "Si tenemos en cuenta que el 90% de la recaudación de este impuesto proviene de trabajadores por cuenta ajena, supondrá que todos estos empleados tendrán que pagar más si se llega a esa armonización", concluye el catedrático de la UNED. El 10% restante lo forman la renta del capital y el trabajador por cuenta propia.

El impuesto de sucesiones y donaciones (ISD) también está muy bonificado en la región, en especial en el caso de los familiares más directos, en relación con otras comunidades. "La tarifa es tan baja en estos casos que prácticamente no se paga ese impuesto. De ahí que cualquier modificación supondría un mayor gasto", destaca Labeaga.

9.328 millones por el IRPF y por sucesiones

Madrid destaca como una de las regiones de España donde los impuestos están más bajos, según el Consejo General de Economistas Asesores Fiscales Reaf-Regaf. En concreto, por lo que concierne a los tramos mínimos de IRPF, es decir, los que declaran una renta inferior a 12.450, la capital está entre las zonas del país con tipos aplicables más bajos, hasta el 19%.

Madrid es, con Canarias, una de las regiones con menor impuesto de sucesiones y donaciones. El Gobierno regional impulsó la práctica eliminación de estos tributos dentro del ámbito familiar, gracias a la bonificación del 99% de la cuota.

El Ejecutivo regional tiene previsto recaudar este año 9.328 millones de euros con los impuestos directos (IRPF y sucesiones y donaciones).

La diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid Reyes Maroto, especializada en tributos, calificó la situación en la región como la de "un auténtico paraíso fiscal". "Sabemos que muchas personas vienen a morir a Madrid porque aquí les sale más barato. Estamos en un caso de competencia desleal con respecto a otras regiones", denuncia Maroto. Su grupo ha pedido que se retome el impuesto de Patrimonio para las rentas más altas (más de un millón de euros). "La armonización resultará muy positiva entre las comunidades autónomas porque las bonificaciones de Madrid suponen una merma importante en los ingresos", concluye la diputada.

"Balneario fiscal"

De opinión similar es el portavoz de economía de Podemos en la Asamblea, Eduardo Gutiérrez, que recuerda que 15.360 contribuyentes con más de dos millones de euros en patrimonio solo ingresaron dos millones, frente a los 612 que deberían haber desembolsado si tributaran en otras regiones. O "el balneario fiscal" que suponen las sucesiones y donaciones. "Si los herederos de la duquesa de Alba hubieran tributado en Andalucía habrían pagado más de 1.000 millones, frente a los 11 que pagaron en Madrid", resume.

El grupo de Ciudadanos prefiere mantenerse a la expectativa hasta que se culmine la investidura como presidente del Gobierno del candidato del PP, Mariano Rajoy. "Si al final no se produce la investidura, no se podrá hacer nada de lo que pone en ese documento", reconocen fuentes del grupo naranja.

Fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda destacan que el pacto entre el PP y Ciudadanos habla solo de "armonización" en los tributos, lo que no significa, en su opinión, que se trate de una subida: "También puede ir a la baja y, de hecho, sería lo deseable para que aumentara la competitividad. No creemos que Ciudadanos haya firmado en sentido contrario a como lo hizo con la Comunidad de Madrid", añaden. "También nos parece una buena noticia el anuncio de la ley de financiación de las comunidades autónomas, porque Madrid ha dejado de ingresar este año 1.383 millones de euros".

En este sentido, la presidenta regional, Cristina Cifuentes, remarcó el compromiso de su Gobierno para mantener la baja imposición fiscal en Madrid. "No soy partidaria de subir impuestos, y en la Comunidad de Madrid no lo vamos a hacer", afirmó. Aunque admitió que la importancia de tener un Gobierno cuanto antes es el factor que ha condicionado a Rajoy para aceptar las condiciones exigidas por Ciudadanos.

El acuerdo alcanzado entre el PP y Ciudadanos es “positivo para España”, para Cifuentes que remarcó tras el consejo de gobierno el valor del pacto: “Más allá de los términos lo importante es que el PP puede pactar y acordar y avanzar para la gobernabilidad de España”, afirmó la mandataria.

Cifuentes: "Apostamos por bajar los tributos"

Cristina Cifuentes respondió este lunes a las declaraciones del presidente socialista de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, quien tildó de "paraíso fiscal" a la Comunidad de Madrid por su bajo régimen fiscal. "No entiendo por qué Puig decidió hablar sobre Madrid en vez de dedicarse a resolver los problemas de la Comunidad Valenciana", se preguntó retóricamente la presidenta. Cada comunidad autónoma tiene el derecho de priorizar las políticas fiscales que quiere llevar a cabo, sostuvo Cifuentes, a la vez que recordó que fue el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero el que aprobó el actual régimen de financiación autonómica. "La asimetría fiscal existe desde el momento que hay un sistema de concierto para comunidades como el País Vasco o Navarra", concluyó.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram