Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras reservará fondos para el referéndum si la CUP apoya la moción

El vicepresidente de la Generalitat vincula todas las decisiones al apoyo de los anticapitalistas

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont

La moción de confianza que habrá de superar Carles Puigdemont el 28 de septiembre decidirá la continuidad de la legislatura o su final abrupto. La decisión está en manos de la CUP, pero hasta que llegue ese día se suceden los guiños a la formación anticapitalista para que mantenga el pacto de legislatura. Ayer se produjo uno más por parte del vicepresidente económico de la Generalitat y consejero de Economía, Oriol Junqueras, quien aseguró que los Presupuestos para 2017 reservarán una partida para organizar un referéndum unilateral de independencia si Puigdemont supera la moción.

El líder de Esquerra Republicana explicó que la moción de confianza, la aprobación de las cuentas y la reserva de fondos para poder celebrar un referéndum sobre la secesión sin el permiso del Gobierno forman un todo y que habrá un efecto dominó. Si los 10 diputados de la CUP apoyan a Puigdemont será porque les convenza el plan que exponga en el Parlament para continuar avanzando hacia la independencia. En buena lógica, eso debería suponer que los anticapitalistas apoyasen también las cuentas y que en ellas se reserve una partida para culminar el proceso con la nueva consulta.

Queda por ver la respuesta de las instituciones del Estado para impedir que se llegue hasta ahí, con un Tribunal Constitucional pendiente de ejecutar su sentencia y qué camino elegirá la Generalitat una vez en ese cruce: la desobediencia que reclama la CUP, la marcha atrás de la rectificación o la convocatoria de nuevas elecciones.

Mientras llega esa pantalla, la expresión que tanto agrada al soberanismo, se suceden las declaraciones y en ese marco Junqueras aseguró ayer en TV3 que le parecía “lógico” vincular la moción de confianza a la aprobación de los Presupuestos y, por tanto, la reserva de fondos para celebrar ese referéndum “en nueve meses, un año, o en plazo que sea”. El vicepresidente argumentó que se pondrán “todas las herramientas que sean imprescindibles para culminar el proceso que debe llevar a la independencia de Cataluña” y aseguró que la celebración del referéndum será una prueba de ello.

“Si no podemos ni siquiera debatir unos Presupuestos que son esenciales para hacer el camino que hay que hacer, ¿qué sentido tendría aprobar la cuestión de confianza para después volverlo a encallar todo?”, se preguntó Junqueras en una crítica a la CUP por el veto que protagonizó antes del verano y que impidió que se discutiera siquiera en el Parlament el proyecto presupuestario que envió la Generalitat. Pero como no hay mal que por bien no venga, vino a decir el vicepresidente, esa prórroga presupuestaria que se vio obligada a acordar la Generalitat ante la decisión de los anticapitalistas facilita el cumplimiento del objetivo de déficit del 0,7% para este año fijado por el Gobierno. Con todo, Junqueras dudó de que las autonomías puedan aprobar el “examen” de Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, porque “pone el listón para que no puedas superarlo adecuadamente”, dijo.