Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria del Mar Bonet canta por vez primera en castellano

La intérprete sorprendió al público en un concierto con Martirio

Martirio y Maria del Mar Bonet, en el Palau de la Música.
Martirio y Maria del Mar Bonet, en el Palau de la Música. EFE

Martirio celebraba ayer por la noche en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, en el marco del 14º Festival Mas i Mas, sus treinta años de carrera en solitario y quiso compartir el regio escenario con algunos amigos. La primera en subir, cuando se llevaba más de media hora de espectáculo, fue la mallorquina Maria del Mar Bonet, que la noche anterior había actuado en el mismo Palau. Y saltó la sorpresa: tras un Águila negra compartida en catalán, la mallorquina se lanzó con unos Trigales verdes interpretados en castellano. Así, por primera vez en toda su ya dilatada trayectoria, Bonet cantaba en público en la lengua de Cervantes. Y, para nueva sorpresa de los asistentes, superó la prueba, si de prueba puede hablarse, con muy buena nota. Bonet mostró una magnífica dicción y todo corazón para entonar la melodía andaluza en la que basó su recordada La mort de na Margalida.

Tras todo tipo de explicaciones sobre su amistad de muchos años, su mutua admiración y la felicidad de compartir el mítico escenario del Palau, Bonet y Martirio se alternaron cantando el tema andaluz en castellano con el seguro soporte de la guitarra jonda de Raúl Rodríguez (hijo de Martirio) y empalmaron sin pausa con la versión mallorquina que Bonet grabó ya en 1976.

Martirio, cantando en catalán, puso exactamente el mismo calor que Maria del Mar Bonet había puesto interpretando en castellano.

El episodio tiene su trascendencia en la pequeña historia de la música de la Nova Cançó porque Maria del Mar Bonet se había negado siempre a cantar en castellano a pesar de haber tenido jugosas ofertas económicas para ello. Y también bastantes presiones, en especial durante los años del franquismo y ya en la Transición. Para sorpresa de todos, a punto de cumplir el medio siglo de carrera profesional, Maria del Mar Bonet lo hizo ayer por primera vez. Lo que no pudo ni el dinero ni la política, lo logró la amistad hacia Martirio, a quien la cantante mallorquina invitó en 1997 en su concierto en el Palau Sant Jordi para celebrar sus 30 años de trayectoria. La interpretación deja en el aire la posibilidad de que la cantante repita en un futuro.