Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Boluda: “El balance del Gobierno valenciano es escaso”

"2017 será de recuperación, pero no como creíamos", afirma el presidente del 'lobby' valenciano

Vicente Boluda en la sede de la Asociación Valenciana de Empresarios. Ampliar foto
Vicente Boluda en la sede de la Asociación Valenciana de Empresarios.

Vicente Boluda (Valencia, 1955) es desde hace cinco años presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, el gran lobby económico de la comunidad autónoma. El naviero dirige Boluda Corporación Marítima, un grupo con intereses en medio centenar de países, desde Latinoamérica al Índico. Y fue presidente del Real Madrid en 2009, un cargo al que asegura que no le importaría volver.

Pregunta. El optimismo sobre la salida de la crisis se ha enfriado. ¿Cómo ve la situación económica?

Respuesta. Yo diría que hubo un momento en que el optimismo fue excesivo. Y luego los avatares económicos y no económicos internacionales han hecho que esta recuperación se vea más ralentizada de lo que en un principio se auguraba. Y eso siempre es doloroso.

P. ¿Cómo prevé 2017?

R. De recuperación, pero con muchos interrogantes internacionales. El terrorismo, el Brexit, el estado real de la economía china, de la que solo sabemos lo que nos cuentan. Es verdad que Estados Unidos está tirando del carro, pero está en año de elecciones y normalmente el país funciona en esos años a un ritmo más acelerado. 2017 puede ser un año de recuperación, pero no en los términos en que creíamos hace un año y medio o dos años. Otro inconveniente es el petróleo y las materias primas. El precio bajo nos viene fenomenal en Europa, pero no hay que olvidar que los productores son países emergentes a los que les tenemos que vender productos.

P. El Gobierno valenciano ha cumplido un año de mandato. ¿Qué balance hace?

R. Después de un año el balance, a mi modo de ver, es que tienen muy buena voluntad, pero todavía es escaso. Los grandes problemas que afectan a la sociedad valenciana y que desde AVE hemos dicho, como la financiación, el corredor ferroviario mediterráneo y las infraestructuras, están todavía en el aire, aunque me consta que tienen voluntad de solucionarlos.

P. ¿Qué conclusiones ha extraído de las últimas elecciones generales, del 26J?

R. A los ciudadanos españoles no les gustan los extremismos por ningún lado. Les gusta la seguridad, jurídica y en sí misma. Y están por seguir una línea en la que, pese a quien le pese, hay dos grandes partidos. Me encantaría, como creo que a una gran mayoría de ciudadanos, que estos dos grandes partidos se dieran más apoyo mutuo. En beneficio de ambos y del propio país.

P. ¿Qué consecuencias tendrían unas terceras elecciones generales?

R. Además del ridículo frente al mundo, creo que irían en la misma línea que las primeras y las segundas. Con lo cual, esta situación, que puede ser muy peligrosa para el país, habría que subsanarla quizás con un acuerdo para el cambio de algunas reglas electorales. No sé cómo, ni soy quién para decirlo, pero quizá podríamos hacer como otros países donde se elige a un presidente, las elecciones legislativas van separadas y el presidente tiene que lidiar con la Cámara. Ni soy un experto ni quiero marcarle la pauta a nadie, y menos a los políticos, que sabrán lo que tendrán que hacer. Pero quizá habría que pensar algún modo de paliar la situación, porque las terceras serían la risa, pero por qué no las cuartas, las quintas, las sextas… Es una cosa kafkiana.

P. Usted ha sido muy crítico con el Gobierno, ahora en funciones, especialmente con la exministra de Fomento y con el titular de Hacienda. ¿Qué les echa en cara?

R. Al Ministerio de Fomento, y no a la ministra, porque es un conjunto, por ejemplo le echo en cara que este año, hasta julio, solo se ha licitado en la Comunidad Valenciana el 2,6% de las obras que se han licitado en España en infraestructuras. Si alguien cree que la Comunidad Valenciana, aportando lo que aporta al PIB de España y al Ministerio de Hacienda, solo se le considera como el 2,6% de las inversiones en infraestructuras que se hacen hoy en España…Y al Ministerio de Hacienda, al señor Montoro, le echo en cara que no haya abierto todavía el melón de la financiación autonómica, ante hechos de desigualdad tan evidentes como el de la Comunidad Valenciana. Y, además, les pido, en beneficio de todos que hagamos un sistema de financiación para mucho tiempo con algún mecanismo regulador de estas situaciones.

P. La Asociación Valenciana de Empresarios impulsó hace años la recuperación de una relación normalizada entre la Comunidad Valenciana y Cataluña tras años de recelo, también entre dirigentes empresariales. ¿Pensó usted que el independentismo llegaría donde ha llegado y que Convergència se sumaría como lo ha hecho?

R. Yo creo que en un mundo global como el que vivimos, con una Europa fuerte como la que queremos hacer, tener tanto egoísmo como para tener una postura independentista no lo considero bueno. Y que Convergència haya llegado ahí me disgusta, porque creo que ha sido un partido que ha gobernado y ha dado muchos frutos y triunfos a Cataluña. Por supuesto que vivo mejor en mi casa y usted en la suya. Y seguro que si fuéramos independientes estaríamos mucho mejor. Pero vives en una sociedad, en un mundo. No creo que haya que ser tan egoísta.

P. ¿Qué cree que va a pasar?

R. Los ciudadanos de España y Cataluña tienen más conocimiento de lo que creemos, y esto, hoy por hoy no se va a producir.

P. Las reivindicaciones valencianas como el corredor o un nuevo sistema de financiación, ¿han quedado tapadas por los problemas que acaba de comentar?

R. Las reivindicaciones valencianas en Madrid son tan importantes para mí como lo que está pasando en Cataluña. Y además nosotros tenemos unos representantes elegidos, que tienen que poner en valor sus votos para conseguir lo que todos los valencianos están esperando. En esta vida hay que tener dignidad y solvencia intelectual suficiente como para poder hacerlo.

P. ¿Qué impacto prevé que tenga el Brexit?

R. Cuando se produzca de verdad, porque ahora estamos teniendo un Brexit virtual, creo que quien más lo van a sufrir son los ciudadanos del Reino Unido. Aunque sea virtual ya se están viendo algunos efectos. Creo que para el resto de Europa no se va a notar tanto como se ha dicho, salvo aquellas zonas o áreas donde el turismo inglés en muy importante o tienen industrias muy conectadas con Reino Unido, como puede ser la planta de Ford de Valencia. Estos van a sufrir un poco.

P. ¿El anuncio de 400 despidos en la fábrica valenciana de Ford anuncia un cambio de ciclo en la factoría?

R. Yo creo que es un tema puntual de que está vendiendo menos coches, quizá porque haya otra marca más agresiva o hay otro modelo que gusta más. Y no va a fabricar más si no va a vender. Esto es como un acordeón. Son temas puntuales, de mercado y marketing puro y duro.

P. ¿Le parece preocupante que Donald Trump sea el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos?

R. Si Estados Unidos fuera otro tipo de país, me preocuparía. Porque cualquier acción que el Gobierno americano emprende es muy importante para el mundo. Pero conociendo Estados Unidos como algo lo conozco, el cordón sanitario de asesores es de tal calibre, que del dicho al hecho va un trecho. El Gobierno americano está muy profesionalizado. Y los presidentes tienen mucho poder, pero este también se ve muy relativizado. Las elecciones legislativas son independientes, y no pueden hacer todo lo que dicen o quieren hacer. Le ha pasado a Obama. Tienen la figura del lobby autorizado. Y tienen una independencia judicial tremenda, con jueces del Tribunal Supremo nombrados de forma vitalicia.

P. ¿Le gustaría volver a ser presidente del Real Madrid?

R. Ser presidente del Real Madrid fue una experiencia formidable en mi vida. En esta vida no se puede decir que no a nada, porque nunca sabes por dónde va a ir. Pero como todas las experiencias formidables, repetirla no me importaría, esta es la verdad.

Más información