Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el ‘árbol de la Gürtel’ que costó 104.000 euros

El esquelético ejemplar aguanta en pie, apuntalado, en un lugar prominente del parque de Las Cárcavas

El roble en el que Pozuelo se gastó 104.000 euros en la época en la que gobernaba el municipio Jesús Sepúlveda (PP), investigado en la trama Gürtel, está completamente seco. El Ayuntamiento asegura que todavía tiene algo de vida y que por ese motivo no lo talan. El esquelético ejemplar aguanta en pie, apuntalado, en un lugar prominente del parque de Las Cárcavas, un espacio verde por el que los pozueleros acabaron pagando un sobrecoste del 80%; los 4,5 millones de euros en los que se adjudicó la obra se duplicaron.

Ejemplar de roble comprado por la trama Gürtel para Pozuelo. KIKE PARA Atlas

Como un monumento al despilfarro anterior a la crisis. El Quercus palustres de 11 metros de altura y casi centenario, que compró en otoño de 2006 una delegación de ediles de Pozuelo de Alarcón en Bélgica capitaneados por el exregidor Sepúlveda (entonces marido de la exministra Ana Mato) y varios empresarios, continúa dominando el parque de Las Cárcavas, pero sin vida. Fuentes municipales aseguran, sin embargo, que todavía puede resurgir, porque está enfermo pero vivo y que le siguen aplicando tratamientos fitosanitarios. El Ayuntamiento lleva años intentando sacar adelante el ejemplar, en el que hace un tiempo todavía se podía apreciar alguna zona verde. En este momento, todas las hojas y las ramas están secas.

El portavoz del PSOE, Helio Cobaleda, discrepa de esta versión y opina que se sigue manteniendo el ejemplar y gastando dinero en su mantenimiento, porque el PP ha decidido que de esa forma no se habla de su polémica adquisición. Añade que la muerte del árbol “más caro de España se veía venir”, porque “un roble de los pantanos, lógicamente no podía vivir para siempre en la meseta madrileña”.

El árbol fue la estrella de la inauguración del parque del arroyo de las Cárcavas en julio de 2007, que contó con representaciones teatrales, música y fuegos artificiales. “Este parque”, decía la nota de prensa del Ayuntamiento, “cuenta con un roble, casi centenario, de más de 20 metros de altura que es el emblema de esta nueva área”.

El equipo de Gobierno actual (PP) ni siquiera lo ha incluido dentro del catálogo de árboles singulares del municipio. El importe de 104.000 euros que se abonó por el ejemplar incluía el suministro, la plantación, el primer riego y transporte especial, gastos generales, beneficio industrial e IVA, según la respuesta del concejal de Hacienda a una pregunta del grupo socialista en 2008.

Los sobrecostes en los que incurrió la construcción del parque, que no pasaron por el pleno del Ayuntamiento, llevaron al PSOE a denunciar la actuación. Sin embargo, el juez archivó la causa al no encontrar indicios de delito y consideró que, en todo caso, los imputados habrían cometido una infracción administrativa. En la declaración ante la Policía, uno de los responsables de la empresa que construyó el parque aclaró que el árbol costó 27.600 euros, pero que Pozuelo pagó a la empresa constructora 104.000 euros. Añadió que el transporte costó 7.000 euros.

La sombra de la Gürtel

La obra se adjudicó en marzo de 2006 a una unión temporal de empresas: EOC Obras y Servicios y Acanto Instalaciones. Alfonso García Pozuelo Asins, imputado en el caso Gürtel, era el administrador único de EOC. El concurso partía de 6,5 millones, pero se aceptó la oferta por 4.570.814 euros. Helio Cobaleda, portavoz socialista, opina que esta “baja temeraria” implicó que el coste se disparara a los 9.610.052 euros debido a los añadidos y modificados al proyecto original.

El secretario municipal elaboró entonces un informe en el que señalaba que: “La dirección facultativa ha incumplido su obligación de pedir autorización previa para firmar un acta de suspensión de las obras”. Esta parada fue definitiva para elevar el presupuesto final del proyecto. El funcionario añadió que la modificación del contrato “es imputable a la dirección facultativa”.

Un roble de lujo para un parque de Pozuelo

Árbol: Quercus palustres (roble) de 11 metros, casi centenario, emblema del parque de Las Cárcavas, en Pozuelo.

Compra: Una delegación del Ayuntamiento se desplazó a Bélgica en 2006 para su adquisición. Costó 110.000 euros.

Sobrecoste del parque: Se adjudicó por 4.570.814 euros y se disparó a los 9.610.052.

Gobierno municipal: En ese momento era alcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda, exmarido de Ana Mato, investigado por la trama Gürtel.
Problemas del ejemplar: No se ha llegado a adaptar al lugar nunca. Los técnicos del Ayuntamiento indican que le atacaron los hongos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >