Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ministerio de Hacienda desautoriza el plan económico de Carmena

El erario público no aprueba el incremento en gastos corrientes de más de 400 millones de euros

La alcaldesa de Madrid Manuela Carmena junto al concejal de Hacienda Carlos Sánchez Mato.
La alcaldesa de Madrid Manuela Carmena junto al concejal de Hacienda Carlos Sánchez Mato.

El Ministerio de Hacienda ha desautorizado el Plan Económico Financiero para los años 2016 y 2017 que Ahora Madrid trata de aprobar con el apoyo de PSOE-M, según un informe ministerial al que ha tenido acceso EL PAÍS. Hacienda comunicó a principios de julio al Ayuntamiento que el plan no será autorizado debido “al incremento de los empleos no financieros [gastos corrientes] en más de 400 millones”, según este documento. El Consistorio, que niega haber recibido el informe, lleva intervenido por Hacienda desde hace cuatro años y necesita la aprobación del ministerio público para sacar adelante el plan.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas comunicó telefónicamente a primeros de julio al Ayuntamiento de Madrid que no autorizaba el Plan Económico Financiero (PEF) elaborado por el equipo de gobierno de Manuela Carmena (Ahora Madrid).

La razón: “El incremento de los empleos no financieros [los gastos corrientes: alquileres, agua, personal...] en más de 400 millones de euros”. De no aplicarse el plan —que fue rechazado por la oposición (PP y Ciudadanos) en la Comisión de Hacienda del pasado lunes y que contó con la abstención del PSOE— “el Ayuntamiento deberá recortar 2.132 millones de euros”, según explicó Carlos Sánchez Mato, edil de Hacienda. No obstante, el grupo municipal de Ahora Madrid tiene aún la posibilidad de aprobar el plan en el pleno de la semana que viene si lograse convencer a los socialistas que encabeza Purificación Causapié.

El informe de Hacienda insiste en que el ministerio ha de autorizar el PEF de todas las Administraciones que hayan incumplido las reglas fiscales de 2015. Madrid “rompió la regla de gasto en la liquidación impuesta para el último ejercicio”: algo menos de 16 millones de euros. “Es un incumplimiento menor”, justificó Sánchez Mato, que declaró el pasado jueves, tras la aprobación del proyecto en la Junta de Gobierno, que el ministerio no les había exigido revisar el plan, ya que su desvío económico era muy leve.

"Incumplimientos menores"

El Ministerio de Hacienda desmiente en su informe las declaraciones de Sánchez Mato. En ese documento aclara que “es falso” que le hayan comunicado al concejal ni a ninguna persona autorizada del Ayuntamiento de Madrid que no haga falta un PEF: “No hay incumplimientos mayores y menores, y sea cual fuere el importe de incumplimiento hay que presentar el PEF”. El ministerio se remite a las leyes fiscales, que obligan a cualquier Administración intervenida a presentar el plan económico.

“Si somos estrictos con la ley, esta nos obliga a presentar el plan”, reconoce Sánchez Mato, “pero el ministerio nos dice que no hace falta porque es un incumplimiento menor y que no lo requiere”.

Hacienda todavía no ha recibido del Ayuntamiento la solicitud de aprobación del plan. Un portavoz municipal afirmó ayer que el PEF “ha sido elaborado por iniciativa propia y que será remitido al ministerio una vez haya pasado por el pleno”. El ministerio tiene previsto enviar el requerimiento este mes a todas las Administraciones intervenidas por incumplir el gasto, incluido el Ayuntamiento.

Si se aprueba el plan económico, Hacienda tiene que efectuar un seguimiento del mismo, ya que ostenta la tutela financiera del Ayutamiento de la capital desde hace cuatro años.

El Consistorio declaró este martes que tras su aprobación espera recibir un “análisis pormenorizado y motivado del plan”. El Ayuntamiento destaca, además, el “constructivo espíritu de trabajo y de sintonía” en las reuniones mantenidas con los representantes del ministerio. Sin embargo, desde Hacienda evitan valorar estos encuentros, porque, insisten, “no han recibido el plan económico” y el “Gobierno debe cumplir profundamente lo que dice la Ley de Estabilidad Presupuestaria”.

En su Plan Económico Financiero, el Consistorio solicita al Ministerio de Economía permiso para incrementar el gasto y la inversión en 1.183 millones entre 2016 y 2017, además de conseguir superávits en ambos ejercicios, 511 millones y 347 respectivamente. El proyecto fue aprobado el 14 de julio en la Junta de Gobierno. Según Sánchez Mato, han optado por presentar este plan porque han elevado el gasto, y se han anticipado a “una situación que podría producirse en el primer trimestre de 2017, cuando se apruebe la liquidación del presente presupuesto”.

Con el plan económico aprobado por la Junta de Gobierno, la deuda se reducirá de forma progresiva: la estimada al final de 2016 será de 3.844 millones, un 31,80% menos que en junio de 2015. Con ese ritmo de amortización, la deuda a finales de 2019 se habrá reducido un 51,86% desde el inicio de la presente legislatura.

Para sacar adelante el proyecto, Ahora Madrid necesita el apoyo de los concejales socialistas. El plan no contará con el apoyo del PP, que lo tildó de “papel mojado”, y subrayó que el proyecto que “han presentado supone más impuestos y más gasto”.

Al PSOE le gusta “la música” del plan, pero no lo entiende

FRAN SERRATO

El lunes la oposición en el Ayuntamiento de Madrid tumbó el Plan Económico Financiero elaborado por el Gobierno municipal de Ahora Madrid. PP y Ciudadanos votaron en contra del proyecto, mientras que el PSOE se ha abstenido. A esta última formación, que sustenta el gobierno de Manuela Carmena, le gusta “la música” pero desea entender “la letra”. 

Fuentes socialistas manifiestan que la abstención obedece a que Ahora Madrid no negoció el contenido del plan y que está a la espera de conocerlo para decidir el sentido de su voto en el próximo pleno. Antes de este habrá un encuentro entre ambas partes para negociar detalles. Ahora Madrid necesita a los concejales socialistas.

Carmena no contará con el apoyo del PP, para quien el plan “es papel mojado”. José Luis Moreno, concejal del PP, subraya que este “se produce por la necesidad de gestionar un incumplimiento que ha hecho el Ayuntamiento de las reglas de gasto”. Y añade: “El plan supone más impuestos y más gasto, 590 millones que tienen que pagar los ciudadanos. La expansión fiscal no es la solución, hay que gastar mejor”. El concejal de Economía, Sánchez Mato, no está de acuerdo con ese análisis: “Para el que piense que una forma de usar el dinero es bajando los impuestos, hay que decirle que eso es desconocer lo que dice la propia ley, que indica que si tomáramos medidas para reducir ese superávit, vía bajada de impuestos, también nos obligaría a bajar el gasto”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información