Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘ministro de Exteriores’ de perfil discreto

Raül Romeva ha encabezado siete misiones internacionales en seis meses. La Generalitat asegura que gran parte de sus contactos son confidenciales

El consejero de Exteriores, Raül Romeva.
El consejero de Exteriores, Raül Romeva.

Raül Romeva, cabeza de lista de Junts Pel Sí (JxSí) y primer consejero de Exteriores de Cataluña, ha tenido hasta ahora una agenda internacional modesta. Romeva compagina la acción exterior con las carteras de Transparencia y Relaciones Institucionales. Ello, y la naturaleza confidencial de muchas de sus reuniones, según informa la consejería, mantienen a Romeva en un papel discreto pese a que su departamento es una una de las “estructuras de estado” estrella de JxSí. En los seis meses que lleva ostentando el cargo, Romeva ha encabezado siete viajes públicos. Su única reunión oficial a nivel de Estado ha sido con Camboya.

Romeva acompañó a Carles Puigdemont en las giras del pasado mayo en Bélgica y en Inglaterra, en las que el presidente de la Generalitat tuvo como platos fuertes las entrevistas con miembros del gobierno flamenco y con el dirigente del Partido Nacional Escocés Alex Salmond. También formó parte en abril de la comitiva de Oriol Junqueras en la que el vicepresidente se encontró en privado con agentes económicos en Italia. Romeva impartió una conferencia en el Instituto Luigi Sturzo; la Generalitat asegura que Romeva también se reunió confidencialmente con representantes políticos italianos.

Ministros de Camboya y Mozambique

Puigdemont ha sido el protagonista de las diferentes entrevistas oficiales con embajadores en España, la más notoria, la que mantuvo el 26 de mayo en el Palacio de la Generalitat con el embajador de Estados Unidos. El presidente de la Generalitat también fue quien recibió al primer ministro italiano, Matteo Renzi, el viaje relámpago de este a Reus para rendir homenaje a las víctimas italianas del accidente de tráfico de Freginals. El encuentro institucional de más alto nivel de Romeva se produjo en mayo, con Vong Sauth, ministro de Asuntos Sociales de Camboya. El encuentro se enmarcaba en el ámbito de la cooperación, materia de la que también es responsable Romeva. La exdirectora de la Agencia Catalana de Cooperación y Desarrollo (ACCD) Marta Macias se entrevistó en marzo con la ministra de Sanidad de Mozambique, Nazira Abdula.

Los contactos con gobiernos de Estados han sido excepcionales. Al margen de la entrevista con Sauth, Romeva se ha visto en París con Henri Verdier, secretario de servicios de información del primer ministro francés, y en Barcelona con Haris Tarin, asesor sobre islamismo del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El primer viaje encabezado por Romeva fue en abril, a Reino Unido, donde consiguió entrevistarse con representantes de los grupos parlamentarios. A principios de mayo se trasladó al Líbano para visitar un campo de refugiados y “para establecer nuevas alianzas de colaboración”. A mediados de ese mes se produjo la misión más polémica, en Estocolmo; el embajador español en Suecia, Javier Jiménez Ugarte, intentó boicotear una mesa redonda en la que Romeva formaba parte. La consejería explica que Romeva se reunió “con diplomáticos y políticos del gobierno sueco, así como con el presidente de la comisión de Asuntos Europeos del parlamento”.

El consejero de Exteriores catalán realizó también en mayo un intenso maratón de contactos en París entre el mundo académico y parlamentario, en el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS) y en el Consejo de Estado, entre otros. A finales de mayo impartió una conferencia sobre el proceso soberanista en el Instituto Universitario de Lisboa. Junio llevó a Romeva a Berlín para reunirse con la dirección de la ONG Transparencia Internacional. Su último viaje, este julio, fue para un homenaje a los veteranos de la I Guerra Mundial en Belloy en Santerre (Francia).

Amigos internacionales

La acción de Romeva se complementa con la de Jordi Solé, secretario de Asuntos Exteriores y de la UE. Solé es alcalde de Caldes de Montbui y secretario de relaciones internacionales de ERC. Solé visitó el parlamento de Estonia en junio, acompañado por el director del Diplocat –la oficina diplomática de la Generalitat–, Albert Royo. Solé y Royó se reunieron con miembros de la comisión parlamentaria creada para dar apoyo al proceso soberanista catalán. El tándem se repitió en junio en Bornholm, Dinamarca, en el festival de debate político y social FolkeMódet. Los padrinos del acto fueron miembros del parlamento danés que motivaron la moción parlamentaria, aprobada en mayo, de apoyo a la autodeterminación de Cataluña.

Solé también visitó Berna (Suiza) este junio, para reunirse con un think tank de reciente creación, acompañado por el delegado de la Generalitat en Suiza Martí Anglada. Solé recibió a principios de mayo al vicepresidente del land de Salzburgo y a la vicepresidenta de la cámara de comercio de la región. Solé participó en mayo en una conferencia en Salzburgo organizada por el Instituto de Regiones Europeas, presidido por un conocido partidario de la independencia de Cataluña, el expresidente de Salzburgo Franz Schausberger. En la charla participaron otras personas que se han caracterizado por posiciones favorables al proceso, como la periodista alemana Krystyna Schreiber o el politólogo Kai-Olaf Lang.

Solé también ha llevado la voz del proceso a las organizaciones regionales en las que la Generalitat tiene un papel activo: a mediados de abril participó en una asamblea en Río de Janeiro de la Organización de Regiones Unidas (ORU-FOGAR). Esta asociación está domiciliada en el número 14 de la Via Layetana de Barcelona, donde tienen la sede la ACCD y otros organismos de la Generalitat. Solé también ha representado a la Generalitat en Montpellier, en una reunión de la Euroregión Pirineos-Mediterráneo, una institución compuesta por los gobiernos catalán, balear y el de la región francesa Lenguadoc-Rosellón-Mediodía-Pirineos.

Las recepciones oficiales en Cataluña por parte de Romeva y Solé han sido numerosas y de perfil bajo. Destacables han sido los encuentros del consejero con el vicepresidente de la región marroquí Marrakesh-Safi o con la vicepresidenta de Asuntos Europeos de Île de France. Al margen de los delegados que la Generalitat tiene repartidos por el mundo, la consejería de Exteriores tiene otros altos cargos que son activos en contactos exteriores de notoriedad similar. Una portavoz de Romeva asegura que buena parte del trabajo de internacionalizar el proceso se desarrolla confidencialmente. Esta portavoz indica que el Gobierno español maniobra para obstaculizar la acción de Romeva y que, pese a que el resto de departamentos de la Generalitat también ejercen acción exterior, su consejería es una estructura de estado clave del procés.