Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número 2 de Carlos Fabra declara por el caso Vall d’Alba

Francisco Martínez se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular

Francisco Martínez y Carlos Fabra, en sus días de vicepresidente y presidente de la Diputación de Castellón.
Francisco Martínez y Carlos Fabra, en sus días de vicepresidente y presidente de la Diputación de Castellón.

Francisco Martínez, ex vicepresidente de la Diputación de Castellón y ex alcalde de Vall d’Alba, ha declarado durante casi una hora ante la jueza de instrucción número 4 de la Audiencia de Castellón en el marco del caso Vall d’Alba, que investiga a cuatro empresas, al propio Francisco Martínez, a sus dos hijos y a un empresario por posibles delitos de fraude y exacciones ilegales. La Fiscalía sospecha que el ex alcalde y el empresario Raúl Babiloni utilizaron información privilegiada para comprar terrenos que iban a ser recalificados y enriquecerse en el proceso.

La declaración de los cuatro investigados ha tenido lugar esta mañana tras posponerse hasta en cuatro ocasiones desde el mes de marzo. El caso es un derivado de la causa por la depuradora de Borriol. En aquella investigación, el fiscal Javier Carceller encontró indicios de delito en el entramado societario que componen Babiloni, Martínez y sus dos hijos y decidió abrir nuevas diligencias e interponer finalmente una querella en enero de 2016.

Francisco Martínez fue vicepresidente de la Diputación de Castellón en los mandatos de Carlos Fabra y en el primero de Javier Moliner y alcalde de Vall d’Alba desde 1991. Durante este periodo ha incrementado notablemente su patrimonio, compuesto fundamentalmente de fincas urbanas y rústicas en ese término municipal y en los circundantes.

A la salida de los juzgados, Martínez ha mantenido el tono cordial de otras ocasiones aunque tampoco ha querido hacer declaraciones. “Todo bien, todo bien”, ha respondido brevemente y preguntado por cuánto tiempo ha estado declarando ante la juez ha contestado: “Poquito”.

Martínez ha estado casi una hora ante la magistrada y aunque ha contestado a sus preguntas y a las del fiscal, se ha negado a responder a las que le ha realizado el abogado del PSPV, que ejerce la acusación particular en este caso. La agrupación socialista de Vall d’Alba trasladó a la Fiscalía gran parte de la documentación que ahora está siendo investigada. Por su parte, la declaración de los hijos de Martínez, Andrea y Francisco ha sido muy breve y la del empresario Raúl Babiloni se ha extendido por poco más de veinte minutos.

Tras estas declaraciones, la acusación particular representada por el PSPV ve “claros indicios de delito” en los hechos que se investigan y apunta a que el proceso podría acabar en juicio oral, con lo que los cuatro procesados volverían a sentarse en el banquillo tras el caso de la depuradora de Borriol.

Por este caso, Francisco Martínez fue declarado culpable del delito de negociaciones prohibidas a funcionario y condenado a ocho meses de prisión y a una multa de 12.600 euros, mientras que tanto sus hijos como el empresario Raúl Babiloni y un empleado de este fueron absueltos.

Más información