Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento abre un centro de adopción de mascotas en El Retiro

En la Casa de Campo se pondrá en marcha dentro de unos meses un centro de gestión de las colonias de gatos callejeros

Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid. Ampliar foto
Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid.

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha anunciado esta mañana que antes de final de año abrirá en el parque de El Retiro un centro municipal de adopción de animales de compañía. Esta instalación, gestionada en colaboración con asociaciones protectoras de animales, estará ubicada en la Casita del Pescador del parque. Además, también en los próximos meses, el gobierno municipal pondrá en marcha un centro de gestión de las colonias de gatos callejeros, que facilitará su recogida y esterilización.

Carmena ha visitado esta mañana el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid, que cumple 10 años (fue creado por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón, del Partido Popular) y “supuso un cambio radical en materia de bienestar animal”. Se ocupa del control sanitario, registro y vigilancia de enfermedades, entre otras tareas.

Tiene capacidad para albergar a 350 animales abandonados (200 perros y hasta 130 gatos), con servicio veterinario pero también espacios para su bienestar. En 2015, ingresaron 5.936 animales (2.357 perros, 2.604 gatos y 975 ejemplares de otras especies); fueron adoptados el 81% de los perros pero sólo el 25% de los gatos (incluyendo los que fueron soltados en colonias urbanas). Las adopciones se canalizan a través de un portal de Internet.

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid asegura que cada año se abandonan a 20.000 ejemplares en la región. La ley de protección de animales de compañía impulsada por la presidenta regional, Cristina Cifuentes (Partido Popular) establece la prohibición de sacrificar animales abandonados (que ya se aplica en los centros autonómico y municipal de acogida) e impone multas de hasta 30.000 euros por esta práctica.