Obra Social La Caixa

Sonrisas contra la pobreza infantil

Más de 1.100 voluntarios y 9.000 niños en riesgo de exclusión social participan en el Día del Voluntariado que La Caixa celebra este sábado en 41 ciudades españolas

Un voluntario da explicaciones a los menores durante un taller organizado en 2015.
Un voluntario da explicaciones a los menores durante un taller organizado en 2015.La Caixa

España es un país a dos velocidades desde que estalló la crisis económica. Entre quienes más padecen sus consecuencias se encuentran los menores de 16 años, niños a los que la situación no solo les priva de alimento, recursos y bienestar. También les arrebata la sonrisa, su derecho a la felicidad y la posibilidad de forjar su propio camino. Para contrarrestarlo, La Caixa organiza este sábado 4 de junio el Día del Voluntariado. Se trata de una acción conjunta en 41 ciudades españolas, entre ellas Madrid. Reunirá a más de 1.100 voluntarios y a 9.000 niños en situación de vulnerabilidad, que tendrán la oportunidad de participar en talleres artísticos, actividades deportivas, culturales y medioambientales.

Más información
La Caixa destinará a su obra social 2.000 millones hasta 2019
La Caixa dará refuerzo educativo a 447 niños bilbaínos en riesgo de exclusión
La Caixa ayuda a ocho proyectos a favor de la inclusión sociolaboral
De abogado a cooperante en Etiopía

El Día del Voluntariado, que se viene celebrando desde 2007, será inaugurado por el director de la Obra Social de La Caixa, Jaume Giró. La intención es sumar esfuerzos entre todos los empleados, sus familiares y los jubilados del banco (junto a otras entidades sociales que colaboran) para evitar la exclusión social de menores en riesgo de pobreza. Según la entidad bancaria, el 28% de los menores de 16 años en España viven bajo el umbral de la pobreza (nivel de ingreso mínimo para disfrutar un adecuado nivel de vida). La Caixa considera que esta situación dificulta que los niños puedan tener oportunidades para descubrir sus talentos innatos y convertirlos en un valor para su formación y futuro. La vinculación de los empleados y exempleados intenta evitar la estigmatización de los menores, estimulando el intercambio y el conocimiento mutuo. Se realizan actividades y talleres con una finalidad inclusiva y de cohesión.

La tasa Arope, uno de los indicadores de la Unión Europea (UE) que mide el riesgo de pobreza, va más allá de los datos aportados por la entidad bancaria. En 2015 estableció que uno de cada tres menores en esa franja de edad (el 35,4% del total) es pobre, lo que supone un aumento de 3,5 puntos respecto a sus datos del año anterior. "Los voluntarios de La Caixa son el arquetipo de la solidaridad, del esfuerzo anónimo y desinteresado para ofrecer oportunidades a personas en situación de vulnerabilidad y posibilitar que la sociedad avance", ha destacado Jaume Giró, director de la fundación.

Una voluntaria y una niña intentan bailar un plato en la celebración de 2015.
Una voluntaria y una niña intentan bailar un plato en la celebración de 2015.La Caixa

El programa de atención a la infancia en situación de pobreza y exclusión de la Obra Social de La Caixa nació en 2007 y desde entonces ha tenido una inversión de 361 millones de euros en las principales ciudades españolas. Durante este tiempo, el proyecto ha llegado a más de 259.000 niños. Con esta iniciativa, la entidad financiera busca romper el "círculo de la pobreza hereditaria". Sus objetivos son garantizar que, pese a las dificultades, esos niños "tengan la puerta abierta a un futuro mejor y disfruten de las mismas oportunidades que el resto". Pero no es el único proyecto de la entidad. En la última década, su programa de voluntariado ha contado con la participación de 8.500 voluntarios (el grupo cuenta con más de 35.000 empleados) y ha realizado 13.550 actividades que han beneficiado a más de un millón de personas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS