Lasa y Zabala piden valentía para no caer en una clasificación de víctimas

Las hermanas de Lasa y Zabala confían en que la ley de víctimas de represión acabe con "la impunidad y los agravios"

Pilar Zabala y Asun Lasa (derecha) comparecen este miércoles en el Parlamento vasco.
Pilar Zabala y Asun Lasa (derecha) comparecen este miércoles en el Parlamento vasco.L. RICO
Más información
El exgeneral Galindo, condenado a 75 años, logra la libertad condicional
Estrasburgo convalida el fallo del 'caso Lasa-Zabala'

Pilar Zabala y Asun Lasa, hermanas de José Ignacio Zabala y José Antonio Lasa -los dos militantes de ETA secuestrados, torturados y asesinados por los GAL en 1983- han pedido hoy a los grupos del Parlamento Vasco "valentía" para promover en el futuro leyes que no clasifiquen a las víctimas.

Ambas han comparecido en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco para dar su opinión sobre el proyecto de ley reconocimiento y reparación de las víctimas de represión ilícita entre 1978 y 1999, que está en fase de recogida de aportaciones.

Pilar Zabala ha dicho que esperan de esta ley "garantía jurídica, reconocimiento oficial y la creación de una comisión de la verdad" que consiga sacar a la luz una "verdad oficial" y sustituir así "todas las mentiras que se han divulgado durante tantos años".

Ha recordado que pese a que tanto su familia como la de Lasa tuvieron un juicio, la sentencia fue "irrisoria" (por el incumplimiento), ya que los condenados (a 75 años) "hoy por hoy están todos en la calle y sin haber pedido perdón ni haber mostrado arrepentimiento".

El general Rodríguez Galindo fue uno de los condenados, así como sus subordinados en el cuartel de Intxaurrondo, además del ex gobernador civil de Gipuzkoa José Ramón Goñi Tirapu.

Pilar Zabala ha denunciado que el Gobierno central les niega la consideración de víctimas del terrorismo y se ha preguntado "qué ley puede ser tan injusta que es capaz de no aceptar la presunción de inocencia de Joxi Zabala y Joxean Lasa y los condena como miembros de ETA".

"Joxi y Joxean no tuvieron ningún juicio en vida, por tanto, la presunción de inocencia debe prevalecer", ha reclamado.

A preguntas de los grupos sobre si cree en la vía de la justicia restaurativa, ha dicho que estaría dispuesta a mantener un encuentro con algún guardia civil de Intxaurrondo que esté arrepentido de haber vulnerado derechos humanos y se ha mostrado convencida de que habrá muchos que lo estén.

La justicia restaurativa sería "un buen camino a explorar para poder dilucidar las vulneraciones de derechos humanos, no sé si sistemáticas, pero cometidas en muchos centros de detención, como el cuartel de Intxaurrondo", ha subrayado.

Asun Lasa, en cambio, ha dicho que no se ve preparada, ya que le haría falta "un período de cariño y de calma como el que han tenido las víctimas de ETA".

La hermana de Joxean Lasa ha explicado que fue víctima de torturas en 1982, un año después de que su hermano huyera a Francia, y ha pedido a los grupos y a las instituciones que tengan también en cuenta a las personas que han sufrido abusos policiales como ella.

En este sentido, ha advertido de que le produce mucho dolor la diferencia que se establece entre víctimas y ha recordado que todas son "iguales".

"Los que hemos sufrido dolor no hemos elegido ser abertzales o españoles", por tanto, "no nos introduzcan en la política, somos personas", ha subrayado.

A su juicio, el proyecto de ley del Gobierno Vasco "no es más que un comienzo" y ha pedido "llegar a una igualdad respetuosa, que se sienta desde el corazón, no únicamente sobre el papel".

Pilar Zabala ha denunciado también el "agravio comparativo" entre víctimas y ha opinado que para conseguir un sistema legal "sano" es necesario "honestidad, valentía, altura de miras y el mayor consenso posible entre los grupos".

También ha considerado que este tipo de leyes son "necesarias" y van a permitir "sanar heridas físicas y psicológicas" e incluso "prevenir futuras violaciones de derechos humanos".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS