Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comín retrasó “deliberadamente” el aviso sobre el virus a los ambulatorios

El consejero de Salud tardó una semana en informar a los pediatras de atención primaria sobre el enterovirus para no generar alarma

¿Qué es el enterovirus?. 

El consejero de Salud de la Generalitat, Toni Comín, ha tenido que rendir cuentas ante el Parlament por las suspicacias que ha levantado su gestión ante el brote de enterovirus que ha afectado a unos 60 niños catalanes. La crisis sanitaria saltó cuando en Vall d'Hebron se detectó una acumulación de menores con afectaciones neurológicas graves provocadas por un enterovirus. El Departamento lanzó la alerta médica el 6 de mayo, pero no anunció públicamente el brote hasta el día 17. Este retraso informativo y las quejas de algunos pediatras por no tener información sobre la alerta, ha puesto en jaque el papel de Comín ante la crisis sanitaria. El consejero ha justificado este jueves en el Parlament que la comunicación pública del brote se retrasó a la espera de obtener evidencias científicas. Asimismo, Comín ha reconocido que, pese a haber informado a los hospitales en el mismo día que saltó la alerta médica, el Departamento retrasó "deliberadamente" el aviso a los pediatras de atención primaria "para no convertir la alerta en alarma".

Comín ha desgranado cronológicamente las actuaciones del Departamento de Salud desde el mismo 6 de mayo, cuando se declaró la alerta sanitaria. El consejero ha explicado que ese día puso en marcha una mesa de seguimiento para monitorizar el brote y los médicos de Vall d'Hebron que detectaron la acumulación de casos ampliaron el protocolo de actuación ante cuadros neurológicos agudos. Esa misma tarde se envió el protocolo actualizado a todos los hospitales y así como al 061.

Sin embargo, ha reconocido Comín, el Departamento tardó una semana en informar a los pediatras de atención primaria. "Se decide esperar unos días para enviar el protocolo de actuación a la red de atención primaria. No queríamos que hubiese centenares de profesionales que supieran [de la existencia] de este brote antes de tener todas las evidencias científicas y disponer de la información suficiente para que esta alerta no se convirtiese en alarma. La ciencia requiere tiempo para avanzar en sus conocimientos. La medicina no responde de forma improvisada y poco científica", ha justificado Comín. Fuentes del Departamento han matizado tras su declaración que la decisión de retrasar el aviso a atención primaria se debe a que el protocolo era 100% hospitalario, ya que al tratarse de casos graves, la puerta de entrada suele ser directamente las urgencias hospitalarias, no los ambulatorios. De hecho, casi ninguno de los casos detectados se diagnosticaron en atención primaria.

El consejero también ha defendido su política comunicativa en cuanto al brote, muy criticada por los medios de comunicación, la opinión pública y los grupos políticos. El Departamento anunció la crisis sanitaria a través de un escueto comunicado enviado a las ocho de la tarde, hace 10 días. Aunque el  consejero habló al día siguiente en TV3 explicando el brote, hubieron de pasar hasta 40 horas para que los expertos del Departamento compareciesen en rueda de prensa para desgranar los detalles concretos del brote. "Era necesario determinar si el número de casos era excepcional o no, saber la tipología. Queríamos contestar si estábamos ante una infección de enterovirus y explicar las relaciones entre el virus y las alteraciones neurológicas. No era responsable comunicar sin saber estas respuestas", ha indicado el consejero.

Pese a las críticas recibidas por la opinión pública e incluso, por el Síndic de Greuges, que ha abierto una investigación sobre la gestión de Comín en el caso del brote, el consejero ha defendido su papel y ha insistido en que todas las medidas comunicativas y las decisiones tomadas se consensuaron con todos los profesionales presentes en la mesa de seguimiento.

El brote se estabiliza

El consejero también ha aprovechado su comparecencia en el Parlament para actualizar la situación del brote por enterovirus. Desde el pasado lunes, que se contabilizaron 60 casos, no ha habido nuevos diagnósticos de rombencefalitis (inflamación del tallo cerebral y el encéfalo) por enterovirus, la patología característica del brote. De los casos detectados, 17 permanecen ingresados, cuatro de ellos en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Prudente, Comín ha explicado que la situación está estabilizada, aunque el brote no ha remitido. "El brote no ha finalizado pero sí se ha estabilizado", ha puntualizado. El titular de Salud también ha informado de que las urgencias pediátricas de los hospitales catalanes han aumentado estos días entre el 30% y el 68%. Los equipos de atención primaria atendieron un 14% más de visitas pediátricas y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) hizo nueve traslados entre hospitales.