Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC refuerza el gobierno de Colau en su peor momento

Collboni a Sánchez: “Con el pacto hacemos gobernables las instituciones desde las izquierdas”

Ayuntamiento de Barcelona:.  Ada Colau y Jaume Collboni en la firma del pacto. A. Garcia EFE

Boda de conveniencia la de ayer en el Ayuntamiento de Barcelona, donde la alcaldesa, Ada Colau, y el líder del PSC en el consistorio, Jaume Collboni, firmaron su acuerdo de gobierno. Los socialistas (cuatro concejales) vuelven al gobierno de Barcelona tras un paréntesis de cinco años. Entran en el gobierno que menos concejales tiene de la historia (11 de 41) y en peor momento del mandato de la alcaldesa, cuando se le acumulan las crisis. Y con el recelo del PSOE por reforzar, en plena precampaña, a una alcaldesa próxima a Podemos.

Fue un acto austero. Solo los concejales de los dos partidos, asesores y la prensa. Ni rastro de cargos de los dos partidos. No hubo cargos orgánicos ni de Barcelona en comú, ni del PSC, un partido que asume el riesgo de gobernar con Colau, pero que a cambio volverá a tener poder en la capital catalana.

El momento más esperado fue la pregunta a Collboni sobre las palabras del líder del PSOE, Pedro Sánchez, que el martes dijo que los socialistas entraban en el Gobierno de Barcelona para “enderezarlo” y "acabar con el postureo" de la alcaldesa. “Es un acuerdo por Barcelona y con Barcelona, es plenamente válido y coherente con los que los socialistas hemos hecho en muchas ciudades, hacer gobernables las instituciones desde las izquierdas”, zanjó Collboni.

Por la tarde, la candidata del PSC a las generales, Meritxell Batet, criticó a la alcaldesa por los disturbios que durante dos noches se han producido en el barrio de Gràcia tras un desalojo okupa. Aludió a la “irresponsabilidad” de Colau a quien acusó de no haber buscado “soluciones”.

Batet celebró que el PSC entre en el gobierno de Barcelona, ya que el grupo presidido por Collboni “tiene un proyecto de ciudad y un modelo para Barcelona”. “Me parece muy buena noticia que entren y puedan gestionar y hacer política”, aseveró. La semana pasada, Collboni afirmó que su entrada en el ejecutivo de Colau lanza un mensaje positivo a la economía de la ciudad.

De hecho, Collboni se le vio cómodo, incluso contento. No puede decirse lo mismo de Colau. La alcaldesa advirtió a Collboni de que “el listón está muy alto”. El socialista le respondió: “No fallaremos, no hemos venido a dar lecciones, pero tampoco a recibirlas, hemos venido a trabajar, seremos leales y exigentes”. Como cuando presentaron el preacuerdo, Colau y Collboni volvieron a dejar claro que quieren aislar su pacto del contexto electoral. “Es un pacto por, para y con Barcelona al margen de siglas”, dijo la Alcaldesa. Sus prioridades, insistieron, son las políticas de empleo y la lucha contra la desigualdad.

Colau subrayó que su gobierno demuestra “capacidad de acuerdo y de poner objetivos por delante de siglas” y se mostró “orgullosa de este ejercicio de responsabilidad”, al tiempo que expresó que su mano sigue tendida a ERC, ya que su acuerdo con les socialistas la sigue dejando lejos de la mayoría absoluta.

Incómodo para los presentes fue el momento en que Collboni recordó que aunque Barcelona en comú sea un partido nuevo, el pacto de ayer “no es una novedad radical en términos históricos”. Recordó así a los anteriores alcaldes socialistas.

 

La cultura y la marca Barcelona, en manos de Collboni

Jaume Collboni será segundo teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación. Del socialista dependerán cuestiones como la promoción de la ciudad (coordinar la presencia en la Feria, el congreso de móviles o el consorcio de la Zona Franca), la marca Barcelona, comercio y mercados (que tendrá una concejal del PSC, Montse Ballarín), empresa y turismo (que mantiene concejal de Barcelona en comú) y la mayor empresa del ayuntamiento, BSM.

De Collboni también colgará cultura. Con una novedad respecto al preacuerdo de hace dos semanas: ha desaparecido la figura del comisionado del organigrama. El hecho de que trascendiera que sería Xavier Marcé, con una amplia trayectoria (tanto en instituciones públicas como en la empresa privada) no gustó al equipo de Colau ni a las bases de Barcelona en comú. Lo vetaron y la crisis se zanjó con la retirada de Marcé de escena antes de ser nombrado.

De los socialistas también dependerá la concejalía de Infancia, Juventud y Mayores (Carmen Andrés), que depende la tenencia de Derechos Sociales; y la concejalía de Arquitectura, Paisaje y Patrimonio (Daniel Mòdol), una de las ramas de la macro tenencia de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad. Deportes tendrá un comisionado del PSC, David Escudé, quinto en la lista socialista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información