Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presupuesto de Enseñanza y Salud crece por debajo de la media

Mientras la media de los departamentos crecía un 5,5%, Salud sólo aumentó un 3,8% y Enseñanza, un 4,8%

Junqueras ha presentado los Presupuestos en el Parlament.
Junqueras ha presentado los Presupuestos en el Parlament. EFE

El vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, insistió ayer que los Presupuestos de 2016 son “los más sociales de la historia”. El gasto social (17.480 millones de euros) aumenta un 5% y se inyectan 285 millones para cumplir el plan de choque pactado entre JxSí y la CUP. Pero, ni Salud ni Enseñanza, dos de los grandes pilares sociales, han salido tan bien parados. Estos departamentos han crecido, pero menos que el resto.

Mientras la media de los departamentos crecía un 5,5%, Salud sólo aumentó un 3,8% (8.600 millones en total para 2016) y Enseñanza, un 4,8% (4.615 millones). El presupuesto del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, el tercer pilar del estado del bienestar, sí aumentó un 8,2% (2.267 millones). Junqueras justificó ayer el incremento lento en Salud y Enseñanza por el peso global de estos departamentos. Aumentar el presupuesto en estas áreas ya requeriría una inyección mayor de dinero porque parten de unos presupuestos muy altos. “Salud sale de un nivel más alto. Los compromisos que teníamos se pueden asumir con este presupuesto”, agregó.

Junqueras se vanaglorió de que la Generalitat ha superado, con creces, las promesas a la CUP en el plan de choque. Si bien las partidas para Enseñanza y Salud ascienden, según el plan social, a 32 y 103 millones respectivamente, el consejero insistió en que inyectará un total de 211 millones en educación y 317 en sanidad.

Plan de choque


Unos 96 millones de euros para reducir las listas de espera, otros tres para reabrir ambulatorios y cuatro millones más para garantizar el acceso a fármacos o a la reproducción asistida, son algunas medidas del plan de choque que ya recogen los presupuestos. En educación, la Generalitat destinará 12 millones para repartir unas 22.430 becas comedor (en 2015 se dieron 33.000 ayudas por 45,49 millones).

Los presupuestos también contemplan otros 50 millones para dependencia y 70 para recuperar la renta mínima de inserción (RMI) “como derecho subjetivo”. La Generalitat prevé incorporar 5.830 nuevos beneficiarios (ahora hay unos 29.000) con esta partida.
Para asistir la emergencia habitacional de unas 6.500 personas y para garantizar el pago de suministros a 30.000 beneficiarios en situación de pobreza energética, Junqueras destinará 20 y 10 millones respectivamente.