Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP aprueba “librarse” de Junts pel Sí en pleno debate sobre los Presupuestos

El partido anticapitalista considera que el actual acuerdo es un obstáculo para ampliar la base independentista de izquierdas

La asamblea de la CUP que decidió no investir a Artur Mas. / Atlas-Quality

La asamblea de la CUP ha tensado este domingo su relación con Junts pel Sí y votó a favor de “librarse” del pacto de estabilidad por no dar pasos hacia la ruptura con el Estado. La exigencia de la izquierda radical independentista deja en una situación complicada al Gobierno de Carles Puigdemont, que necesita del voto de dos diputados cupaires para aprobar las cuentas y las tres leyes de “desconexión” con el Estado. El alcance del desafío está lleno de dudas. La CUP sostiene que no romperá la legislatura pero al mismo tiempo dice que el acuerdo de estabilidad es “papel mojado” y recomienda a Junts pel Sí “que se ponga las pilas”.

En un cónclave celebrado en Esparraguera (Barcelona), la asamblea, integrada por unos 800 militantes, aprobó una enmienda a la ponencia política en la que concluye que la CUP debe ampliar la base del independentismo “por la izquierda”. Por ello, cree que “debe tener las manos libres” para hacer una oposición dura al Ejecutivo “en la medida de que no apueste por la ruptura democrática y siga avalando la continuidad de políticas de recortes autonómicos”. El documento tacha a Junts pel Sí de “obstáculo” para sus objetivos y defiende que se tiene que liberar de ese acuerdo para ejercer su función de “dinamizador de la ruptura y una alternativa a la política autonomista, del neoliberalismo y del patriarcado”.

La enmienda, aprobada por 281 votos a favor y 184 en contra, fija que la CUP “no entrará en ninguna dinámica que suponga avalar unos presupuestos” que no planteen la desobediencia frontal a “las imposiciones del Estado español”.

El texto viene a cuestionar la posición del grupo parlamentario, que estaba negociando con Junts pel Sí los nuevos Presupuestos de 2017 cuyo anteproyecto presenta el Ejecutivo este martes. Xavier Generó, miembro del secretariado nacional de la CUP, no aclaró ayer si la enmienda implica la ruptura del pacto con Junts pel Sí. “Nosotros no rompemos ninguna legislatura”, dijo, pero a continuación añadió que el acuerdo de estabilidad es “papel mojado” y que la CUP quiere ser “libre” para aplicar las ideas “de la izquierda independentista y anticapitalista”. Generó recomendó a Junts pel Sí “que se ponga las pilas”.

Los cupaires habían centrado sus reivindicaciones en exigir al Gobierno que desoiga las sentencias del Tribunal Constitucional que anulan nuevos tributos y en aplicar reformas fiscales aumentando el tramo del IRPF a las rentas más altas y reduciéndolo a las más bajas. Con todo, la CUP intentó dar oxígeno a Puigdemont al excluir de su catálogo de exigencias dejar de pagar este año la deuda y aplazar esa reivindicación a 2017. La aprobación de la enmienda revela en cualquier caso la división que existe en el seno de la CUP, que se arrastra desde otoño pasado cuando quedó evidenciado en las sucesivas votaciones sobre su posición en relación con la investidura, al final fallida, de Artur Mas.

Generó explicó que lo esencial es constatar que no se ha avanzado de forma adecuada en los últimos meses. “Entendemos que esto se tiene que revertir de forma inmediata”, subrayó.

El objetivo de la asamblea es que, como máximo, se celebre un referéndum —con permiso del Estado o sin él—, en enero de 2017, lo que cuestiona la hoja de ruta de Junts pel Sí que propone unas elecciones constituyentes el próximo verano.

Anna Gabriel, portavoz de la CUP, no se pronunció sobre el impacto de la enmienda, pero sí lo hicieron otros diputados, que lo interpretaron como un espaldarazo al trabajo del grupo parlamentario. “Seguimos como hasta ahora y nos reafirmamos: ruptura, proceso constituyente, plan de choque social. Basta de dilaciones”, afirmó la diputada aranesa Mireia Boya. La parlamentaria Eulàlia Reguant abundó en que la doctrina que fija la enmienda no dista mucho del discurso del grupo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información