Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terror en el Palafox

Nocturna, el festival internacional de cine fantástico de Madrid, trae más de 30 películas, a John Landis como invitado y el estreno de ‘Expediente Warren II’

El director John Landis junto a su criatura de la película 'Un hombre lobo americano en Londres'.
El director John Landis junto a su criatura de la película 'Un hombre lobo americano en Londres'.

La primera adaptación al cine de Frankenstein, la novela de Mary Shelley, se hizo en 1910, y la dirigió James Searle Dawley. Un lustro después se exhibió ante el público El Golem, película clave en el expresionismo alemán. Si en los orígenes de la historia del cine el terror y la fantasía interesaban a directores y audiencia, esa inquietud se ha mantenido y ha acompañado los temores de la sociedad hasta la actualidad. “Son películas cuya finalidad no solo era dar miedo, sino también transgredir los límites de lo establecido y poner sobre la mesa temas que no se podían tratar dentro de propuestas más realistas. En este cine se podía hablar de temas espinosos”, cuenta Luis Miguel Rosales, director de Nocturna, el festival internacional de cine fantástico de Madrid. El certamen celebra su cuarta edición consolidándose como una referencia del género no solo en la capital, sino también en España. La actual cita espera concentrar a casi 30.000 asistentes; una treintena de películas; John Landis como invitado, y uno de los estrenos más esperados para los amantes del terror (una semana antes de su exhibición en salas): Expediente Warren II: El poltergeist de Enfield.

Ilustración homenaje a Paul Naschy realizada por el dibujante Azpiri.
Ilustración homenaje a Paul Naschy realizada por el dibujante Azpiri.

“Las épocas de crisis son ideales para el cine de fantasía y de terror”, apunta Rosales. Como ejemplo menciona la época de la Guerra Fría y su relación con los filmes apocalípticos o centrados en invasiones extraterrestres; en el miedo al otro (como La guerra de los mundos, radiada en 1938 por Orson Welles, que sumió en el pánico a Estados Unidos y fue estrenada en cine en 1953). Pero en general, salvo excepciones, este tipo de películas fue mirado por la crítica y las academias por encima del hombro: “Siempre ha estado muy infravalorado porque se asociaba la temática con cuestiones adolescentes. Algo que en España se agudizó por la represión franquista”, añade Nicolas Gaude, actor, fanático del género y asiduo al festival, que se celebra desde el lunes 23 hasta el domingo 29 en los cines Palafox (entrada general: 6 euros. Bono 10 películas: 50 euros).

Esa vinculación con lo teen se consolidó en los ochenta, cuando los slashers (asesinos en serie imbatibles, aficionados a matar a jóvenes despreocupados nada más salían del instituto) triunfaron de la mano de Wes Craven. De hecho, el mítico director, que ha redefinido el género en tres ocasiones y que falleció el pasado agosto, iba a acudir a la última edición de Nocturna. No pudo ser. Mandó un vídeo y en su lugar vino su criatura: Freddy Krueger, conocido también como Robert Englund, el actor que se enfundaba el guante de cuchillas para aterrorizar Elm Street. También vino Tobe Hopper, director de La matanza de Texas. Y este año el invitado de honor es John Landis, responsable, entre muchos otros reseñables trabajos, de Un hombre lobo americano en Londres o del videoclip Thriller de Michael Jackson. Grandes nombres que han acudido a Madrid solo porque Nocturna les ha invitado: “Debemos de ser el festival de este tamaño con menor presupuesto [50.000 euros esta edición] de este país”, lamentan desde la dirección. "Necesitamos ayuda para consolidarnos". 

El director James Wan durante el rodaje de 'Expediente Warren II'.
El director James Wan durante el rodaje de 'Expediente Warren II'.

Desnudos, sexo, drogas y sangre aparecen recurrentemente en el cine fantástico y de terror. También el mal y las motivaciones para abrazarlo. Temas en apariencia banales, cuya finalidad es remover las tripas de una sociedad bienpensante seducida por las apariencias y la perfección. De ahí que grandes nombres del cine se hayan sentido atraídos por esa incomodidad: Roman Polanski, director de El baile de los vampiros o La semilla del diablo; Ridley Scott con su Alien, o, más recientemente, Jim Jarmusch, que en 2013 presentó en Cannes Solo los amantes sobreviven, una película protagonizada por dos vampiros. "Siempre me han han fascinado los géneros en el se cine, y sé mucho sobre géneros cinematográficos, créame. Los vampiros son extraños, outsiders, tienen su propia historia, son más complejos que una banal definición como monstruos. En el cine, los vampiros aparecen desde el inicio del celuloide y siempre han estado al margen", explicaba Jarmusch, que en una entrevista con EL PAÍS insistía en que la película que había realizado no podía reducirse solo al terror. 

"Ahora estamos viviendo una interesante hibridación de géneros", cuenta el director de Nocturna. "El terror se ha ido redefiniendo porque evoluciona con la sociedad. Ahora se explica a sí mismo mezclándose con otros estilos y con mucho talento", incide. Como ejemplo, algunas propuestas del festival: The Holloe Point, de Gonzalo López Gallego o Summer Camp, la última producción de Jaume Balagueró. "Actualmente el terror está en la calle, en las noticias... De ahí que se experimente. Este cine trata de ir un paso más allá y siempre lo ha conseguido; siempre ha encontrado su lugar", afirma Rosales.

Una semana de miedo y fantasía

Fotograma de la película 'Patchwork', dentro del festival de cine Nocturna 2016.
Fotograma de la película 'Patchwork', dentro del festival de cine Nocturna 2016.

Del 23 al 29 de mayo las dos salas de los cines Palafox (Calle de Luchana, 15) se llenan de terror y fantasía durante Nocturna. El lunes inaugura la cita The Hollow Point, dirigida por Gonzalo López Gallego. Llega acompañada de un corto, como cada proyección. “De las más de 2.500 propuestas recibidas, hemos seleccionado unos 30 cortos”, cuenta el director del festival.

Entre semana, dos películas por sala. El jueves comienzan las sesiones golfas y el fin de semana, la traca final: viernes y sábado, siete proyecciones. Se pueden adquirir entradas para una sola sesión (seis euros, excepto la inaugural, que cuesta siete) o bonos de 10 películas por 50 euros.

Además de tener la oportunidad de ver en pantalla grande Un hombre lobo americano en Londres (viernes 27 a las 21.45), una de las películas más esperadas es Expediente Warren II: El poltergeist de Enfield (sábado 28 a las 21.30). Dirigida por James Wan, joven maestro del terror, autor de la primera entrega e ideólogo de las sagas Saw e Insidious. Su última película profundiza, como la primera, en otro de los misterios que investigaban Ed y Lorraine Warren, parapsicólogos estadounidenses muy conocidos en los años cincuenta, sobre todo por sus pesquisas sobre el caso Amityville.

Otras propuestas recomendadas para seguidores: Estirpe y Summer Camp, de Alberto Marini.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información