65 empleados de la Clínica del Vallès pasarán a hospitales públicos

Comín promete que ningún trabajador de la Clínica del Vallès será despedido por su medida de echar del Siscat a los centros con afán de lucro

El consejero de Salud, Toni Comín.
El consejero de Salud, Toni Comín.Carles Ribas

“Ningún trabajador de la Clinica del Vallès será despedido por la finalización del contrato con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut)”. Con esta afirmación, el consejero de Salud, Toni Comín, ha zanjado este viernes uno de los escollos que más ha ensombrecido su gran medida de echar de la red hospitalaria pública a centros con afán de lucro. Tres meses después de que anunciase lo que él mismo dio en llamar “la desprivatización más importante de los últimos 30 años”, el titular de Salud ha desgranado cómo se articulará la expulsión del primero de los hospitales que saldrá de la red pública, la Clínica del Vallès (CdV), propiedad del grupo empresarial Quironsalud. Para empezar, Comín ha asegurado que todos los trabajadores que realizaban la actividad pública en la CdV serán reabsorbidos por el hospital Parc Taulí de Sabadell y el Consorcio Sanitario de Terrassa (CST).

Con la amenaza de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaría a 110 trabajadores de la Clínica del Vallès, Comín se ha apurado a salir al paso para corregir las cifras de empleados afectados por la medida y asegurar que ninguno sería despedido. Después del baile de números de las últimas semanas -el consejero puso en tela de juicio que fuesen 110 los empleados afectados por el cese del contrato- , el titular de Salud ha cerrado la negociación de un plan social con Quironsalud “para minimizar el impacto de la medida en los trabajadores”. Finalmente, Quironsalud y el CatSalut han acordado que los empleados afectados por el cese de la actividad pública en la clínica privada son 65 y serán recolocados todos ellos en los dos hospitales que asumirán la actividad de la Clínica del Vallès: el Taulí y el CST. “Donde se traslada la actividad, se trasladan los trabajadores”, ha dicho Comín.

Los trabajadores recolocados verán mejoradas sus condiciones laborales porque entrarán a formar parte del Taulí bajo el mismo régimen que el resto de sanitarios del hospital público. Comín ha asegurado que han pactado la decisión con el comité de empresa del Taulí y descartó cualquier conflicto laboral pese a que el centro público tiene su propia bolsa de trabajo y estos nuevos trabajadores pasarán por delante de ella. “Hay diálogo con el comité de empresa y la semaan que viene, reuniremos una mesa de trabajo entre Quironsalud, Salud y el departamento de Trabajo para garantizar el proceso de traslado de los 65 trabajadores”, ha indicado el consejero.

Cuatro millones y 96 camas más para el Taulí en 2018

Corren buenos tiempos para el Parc Taulí de Sabadell. Después de que Salud revelase que el hospital recuperará el 65% de la actividad que realizaba la Clínica del Vallès, el alcalde de Sabadell, Juli Fernàndez ha anunciado una inyección de 4,1 millones de euros para construir dos plantas con 96 camas nuevas. Las obras estaría finalizadas para 2018.

"Con el compromiso de que la Generalitat nos devolverá el dinero, estas obras ayudaran a mejorar la capacidad de drenaje de las urgencias", ha indicado Fernàndez.

Apelando al espíritu del sistema sanitario catalán “de maximizar los espacios públicos”, Comín ha justificado de nuevo su medida y ha desgranado cómo se llevará a cabo. Tal y como avanzó EL PAÍS, a partir del 16 de agosto -el 15 finaliza el contrato con la Cdv- comenzará el traslado de pacientes al Taulí y a la CST, que se hará de forma progresiva durante un año. Así, para asumir los 3.600 ingresos públicos que hasta ahora ejecutaba anualmente la CdV (con un presupuesto anual de 7,5 milones), Salud calcula que tendrán que abrir al menos 37 camas y tres quirófanos entre los dos hospitales públicos. El Taulí asumirá el 65%de esa actividad y el CST, el otro 35%.

El consejero ha aprovechado también para desmentir algunas de las suspicacias que levantaba su medida, como que las intervenciones en la CdV son más baratas que el Taulí porque el centro público es de mayor complejidad y sus tarifas son más altas. Comín no sólo desmintió esta afirmación, sino que incluso ha dicho que pasar la actividad de la clínica privada al centro público supondrá un ahorro. “Con esos cinco millones [el 65% del contrato de la CdV con el CatSalut], el Taulí podrá hacer toda la actividad y además le quedará un margen que le permitirá hacer mejoras de otro tipo”, ha revelado el consejero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el aire quedan todavía las expulsiones del Hospital General de Catalunya (HGC) y el Sagrat Cor, ambos también propiedad de Quironsalud. El contrato con el HGC finaliza a finales de 2016 y, aunque Salud avanzó que su actividad también será asumida por los tres hospitales públicos de la comarca del Vallès (el Taulí, el CST y la Mútua de Terrassa), Comín no ha querido profundizar en cómo se ejecutará su expulsión. La cuestión del Sagrat Cor, por otra parte, es más compleja porque el contrato no finaliza hasta 2021 y este hospital realiza actividad ordinaria y tiene, además, una población asignada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS