Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos de CDC fuerzan las primarias para el 26 de junio

Sílvia Requena pugnará con Francesc Homs para encabezar la candidatura

El portavoz de CDC, Francesc Homs.
El portavoz de CDC, Francesc Homs.

La pugna por la secretaría general que vive Convergència Democràtica se trasladará a las primarias que la formación celebrará el próximo 21 de mayo para elegir a su cabeza de lista en las próximas elecciones generales. Sílvia Requena, una dirigente vinculada al exconsejero Germà Gordó, busca los 175 avales necesarios para poder pugnar con Francesc Homs por ese puesto. De conseguirlo, la formación dejará en manos de su militancia por primera vez la elección de su candidato.

Requena es profesora de Ética Jurídica en la Universidad Internacional de Cataluña y es la presidenta de la sectorial de Igualdad y Derechos Civiles del partido, lo que debería facilitar conseguir los apoyos necesarios. Forma parte de la corriente liberal Generació Llibertat que propugna la refundación de la formación y en las pasadas generales fue número dos de la lista de Democràcia i Llibertat al Senado, aunque los nacionalistas se quedaron por primera vez sin representación en la Cámara Alta.

Su proximidad a Gordó, que opta a la secretaría general de Convergència en su nueva etapa, es una demostración de que el sector crítico quiere trasladar sus divergencias a todos los frentes que tenga que acometer el partido en los próximos meses, una formación poco dada a proyectar en el exterior pugnas internas.

La candidata, que tiene hasta el 13 de mayo para conseguir los avales necesarios para poder participar en las primarias, tendrá que competir con Francesc Homs, un hombre próximo a Artur Mas, con quien fue consejero y portavoz en sus Gobiernos. Homs es el único que ha expresado hasta ahora su voluntad de encabezar las listas del partido, tal y como ya sucedió en los comicios del pasado mes de diciembre, entonces en la candidatura de Democràcia i Llibertat que, además de Convergència, integraba a Demòcrates de Catalunya y Reagrupament.

Diluida la marca nacionalista en el Gobierno de Junts pel Sí e incapaz de crear una candidatura conjunta con Esquerra Republicana, el partido volverá a recuperar su nombre para concurrir a las próximas elecciones. Será un termómetro para comprobar su fortaleza antes del histórico congreso del mes de julio.

El Consejo Nacional de CDC aprobó ayer por la tarde el reglamento que regulará las primarias. Artur Mas, su presidente, hizo una llamada a que en el proceso que ahora abre el partido “emerja gente que seaz capaz de liderar” la formación en los próximos años, si bien aseguró que prevé estar en la nueva etapa: “Yo estaré: Me quiero implicar. Todos tenemos mucha responsabilidd y yo, en este escenario de futuro, quiero estar”.

El líder convergente explicó que a partir de hoy, jueves, hará pública su opinión sobre si es mejor renovar o refundar el partido. En todo caso, ayer fue contundente cuando aseguró que cualquier proceso político que apueste por la independencia no avanzará sin la participación de la fuerza nacionalista. “Sin Convergència no habrá independencia”, señaló, en lo que tenía que ser un aviso al resto de partidos soberanistas.