Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC tumba el acuerdo entre Aragón y Cataluña por el arte de Sijena

El consejero Vila apostaba porque las dos comunidades lo firmaran y presentaran este martes

Las pinturas de la sala capitular de Sijena, como se exponen en el MNAC.
Las pinturas de la sala capitular de Sijena, como se exponen en el MNAC.

Todo estaba preparado para que este martes los gobiernos de Aragón y Cataluña aprobaran el convenio que permitía desencallar uno de los conflictos que enfrenta a estas dos comunidades vecinas desde décadas: El que tiene que ver con obras de arte creadas en Aragón que se conservan en museos como el MNAC y el Museo de Lleida; en concreto, 97 piezas del monasterio oscense de Santa Maria de Sijena y 113 de las parroquias escindidas de la diócesis de Lleida que pasaron en 1995 a formar parte de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón.

De hecho, se mantenía en las previsiones que esta mañana el Consell Executiu de la Generalitat aprobara el acuerdo en su reunión de los martes —algo que habría llevado a que el gobierno de Aragón convocara una reunión extraordinaria— y que los dos ejecutivos lo presentaran, cada uno de su comunidad, a la misma hora. A última hora de la tarde de ayer, el vicepresidente del gobierno catalán Oriol Junqueras intervino y aseguró que no permitiría un acuerdo con los términos que se estaban barajando, por lo que el acuerdo y su presentación se postponía hasta otra fecha.

No era la primera vez. Hace dos semanas tampoco pudo consensuarse un redactado que pudiera satisfacer a todos y que no dejara ver que en esta historia había vencedores y vencidos. Son culpables conceptos como “cesión”, “depósito” o “traslado”, parecidos a simple vista, pero que esconden realidades diferentes. Cataluña, que confía en que la justicia le acabe dando la razón, ha defendido que no está en cuestión la propiedad de los bienes y que las obras podrán salir de Cataluña en depósito, algo que Aragón ve de forma diferente, y por eso ha llevado el asunto a los tribunales, que en el caso de los bienes muebles de Sijena le ha dado la razón y en el caso de las pinturas murales del mismo monasterio quedó listo para sentencia la semana pasada.

El acuerdo que se quería presentar hoy recoge las buenas intenciones de las dos comunidades, pero no habla de obras en concreto, ni establece plazos ni las compensaciones que tendrá Cataluña con la entrega de las obras a Aragón. Eso sí, como prueba de buena voluntad, el consejero de Cultura Santi Vila entregaría de forma inmediata, tal y como explicó en febrero tras reunirse con su homóloga de Aragón Mayte Pérez, 12 obras propiedad de la Generalitat y “facilitará” que el MNAC haga lo propio con las 41 obras que adquirió provenientes de Sijena. Nada se dice de las otras 44 piezas de Sijena que se conservan en el Museo de Lleida, ni de las 113 creadas en el Aragón Oriental (la Franja), que también están en el museo leridano.

Hay prisa

Sin embargo, el convenio ha de permitir que el grupo de trabajo formado por técnicos de las dos comunidades creen las condiciones para que las cerca de doscientas obras de arte dejen de ser un impedimento para la buena relación de las dos comunidades. Los técnicos han de controlar la cesión y cómo se acabarán exponiendo las obras y su itinerancia en centros de Aragón y Cataluña.

Hay prisa de todas formas para cerrar este acuerdo. Desde Cataluña, porque se quiere impedir una foto de las fuerzas de seguridad entrando a un museo catalán en busca de las piezas. Desde Aragón, porque el acuerdo posibilitará el regreso de las piezas, algo que décadas de pleitos no han permitido.

Más información