Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía investiga los expedientes del CAC a tres emisoras por el 9-N

La institución indaga si los consejeros del organismo cometieron prevaricación al expedientar a Onda Cero, la Cope y la SER

La Fiscalía de Barcelona investiga al Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) por haber abierto expediente a tres medios de comunicación que se negaron a emitir publicidad de la consulta independentista del pasado 9 de noviembre de 2014. El ministerio público ha incoado diligencias contra los responsables del organismo público por un presunto delito de prevaricación. Las pesquisas se originaron tras la aparición, en la Fiscalía Superior de Cataluña, de un escrito anónimo pero “muy detallado y bien documentado”, explicaron fuentes judiciales, que relataba el proceso seguido por el CAC para expedientar a los medios.

El Gobierno catalán pretendía que todas las emisoras de radio (también las de titularidad privada) emitieran cuñas publicitarias de forma gratuita para informar sobre la consulta. La Generalitat entendía que se trataba de una información de “interés general” y, por tanto, que la ley le amparaba. Tres medios de comunicación —Onda Cero, la Cadena Cope y la SER— rechazaron emitir las cuñas sobre la consulta del 9-N, que fue vetada por el Tribunal Constitucional cinco días antes de celebrarse.

A finales de 2014, la Generalitat decidió abrir un expediente sancionador contra los tres medios con el voto favorable de tres consejeros (dos votaron en contra y un tercero se abstuvo). En enero de 2015, el organismo amplió el periodo de alegaciones y, desde entonces, el expediente está parado sin que se haya sancionado, por ahora, a ninguna cadena, explicaron fuentes del CAC.

La Fiscalía dispone ahora de seis meses antes de decidir si ve indicios de delito y lleva el caso al juzgado. La presunta prevaricación del CAC se investiga de forma separada respecto a la causa del 9-N, que instruye el TSJC. El expresidente de la Generalitat Artur Mas permanece imputado por un delito de desobediencia por “impulsar” la consulta sobre la independencia pese a la prohibición del Constitucional.