Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco años viviendo en 15 metros cuadrados

Colau multa a dos inmobiliarias por desahuciar sin ofrecer alquiler social

Un pequeño muro translúcido separa el baño de la nevera, la ducha y la cama.

Del mismo modo que ha multado a grandes propietarios por tener pisos vacíos, tal y cómo permite la ley 24/2015, de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda, el Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado procesos sancionadores contra dos inmobiliarias por haber desahuciado a familias por impago sin ofrecerles antes un alquiler social.

Son dos casos, y en los dos el Gobierno de la alcaldesa Ada Colau ha realojado a las familias mientras iniciaba los expedientes, que pueden llegar a multas de hasta 90.000 euros. El regidor de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha explicado que el Consistorio investiga 47 casos más.

Por otro lado, la Unidad Contra la Exclusión Residencial (UCER, creada hace tres meses para atender problemas de vivienda) ha localizado un caso de infravivienda en Nou Barris, Vilapiscina y Torre Llobeta. Se trata de una vivienda unifamiliar, una casa entre paredes medianeras, que una empresa alquilaba en espacios de 15 metros cuadrados a una decena de personas, que pagaban alquileres de entre 400 y 500 euros en minúsculos espacios donde se habían hecho obras para meter una cocina y una ducha. En este caso, la multa podría llegar a 900.000 euros. Además, el Ayuntamiento ha empezado los trámites para prohibir que la finca se utilice como vivienda.

En el caso de los desahucios por parte de grandes propietarios sin conocer la situación socioeconómica, se trata de un caso al barrio del Carmel que afecta la sociedad Intacsa Integral de Actividades. La inmobiliaria "continuó el procedimiento para desahuciar el arrendatario sin atender las peticiones y las advertencias que le hizo el Ayuntamiento de Barcelona que no ofrecer el alquiler social tal como establece la ley, suponía una infracción grave y que, por lo tanto, se abriría un expediente sancionador", asegura el Consistorio. El otro se ha producido en el barrio de Horta y la sociedad sancionada es Fincas Flash, que también fue advertida por la concejalía de Vivienda.

Los afectados

Carlos Orquín

Roberto Martínez (39 años) y Maria José Alarcón (47 años) explicaron ayer su testimonio. Son una de las familias afectadas y este jueves se mudarán a un hostal pagado por el Ayuntamiento mientras les consiguen una vivienda social. La pareja alquiló hace cinco años a la inmobiliaria Blue Marine System un pequeño habitáculo de 20 metros cuadrados en el edificio de la calle Escòcia, lleno de suciedad y cucarachas. “Era una mierda, pero era lo que había”, dice. Martínez explica que lo encontraron por internet y lo cogieron porque no la empresa no pedía más que un depósito de 200 euros y una fianza de un mes. El alquiler era de 450 euros.

La pareja había pasado por grandes dificultades económicas. Alarcón trabajaba como enfermera para BB Serveis, una empresa concesionaria de geriátricos que cerró y la dejó en la calle junto con 2.000 trabajadoras y más de 750 ancianos. La Guardia Civil detuvo hace varias semanas a cinco personas relacionadas con la investigación, ayudados en parte por la acción de Roberto y María José.

Suministros ilegales

La pareja cuenta que al año y medio de vivir en el habitáculo empezaron los problemas. El edificio sufrió un apagón inesperado. Los propietarios les avisaron de que la electricidad estaba suministrada de forma ilegal y la compañía de luz había cortado la corriente. Ante las quejas la inmobiliaria intentó ofrecerles una solución y, según su versión, les estafó con otro contrato falso de tres meses.

Propietarios e inquilinos se denunciaron mutuamente y tras un peritaje que tardó casi dos años, un juzgado determinó que la inmobiliaria había falsificado la firma de Alarcón. La pareja denunció su situación en varios medios. El 18 de marzo llegó la inspección de la UCER. La denuncia de la inmobiliaria terminó con un desahucio previsto para el día 15 de abril, pero la pareja llegó a un acuerdo con los administradores por el que les perdonan la deuda si hoy a las 9 de la mañana entregan las llaves.