Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montón confía en que Alzira y Dénia vuelvan a la red de hospitales públicos

La consejera de Sanidad recuperará las concesiones para el sistema sanitario público

Carmen Montón durante la asunción del cargo de consejera en el Palau de la Generalitat.
Carmen Montón durante la asunción del cargo de consejera en el Palau de la Generalitat.

La consejera de Sanidad, Carmen Montón, confía en que  "si todo va bien" los hospitales de Denia y Alzira volverán a la gestión pública al final de legislatura y ha anunciado que este mes de mayo los radiólogos de los hospitales de Gandia y Sagunto comenzará a informar un porcentaje de las resonancias como paso previo para revertir el contrato con ERESA.

Montón, en una conferencia pronunciada en el Forum Europa-Tribuna Mediterránea este martes, ha recalcado al respecto que en cumplimiento del Pacte del Botànic se va a recuperar las concesiones para el sistema sanitario público porque es "el mandato que han querido los valencianos".

Al respecto, ha explicado que "si todo va bien" terminarán la legislatura con la reversión de dos departamentos de salud: el de Alzira, ya que no se renovará el contrato que expira en 2018, y el de la Marina mediante la compra a la aseguradora DKV del 65% de sus acciones.

Así, ha destacado que el Consell quiere aprovechar la oportunidad "excepcional" que brinda DKV al querer deshacerse de su paquete accionarial de esta adjudicación --Ribera Salud posee el otro 35%--. "En esas conversaciones estamos esperanzados de que todo vaya bien", ha destacado.

Montón ha señalado que cuando el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció la voluntad de esta compra "todo se aceleró", pero no ha querido detallar cómo piensan entrar en el accionariado, teniendo en cuenta la voluntad Ribera Salud de adquirir la parte de DKV, ni el coste de la operación, alegando que están en las "primeras conversaciones". En esta línea, ha apuntado que lo primero es estudiar junto a la conselleria de Hacienda si "es factible".

Montón, cuestionada por si no invierte la tendencia actual en la mayoría de los ámbitos de apostar por la colaboración público-privada, ha replicado que la privada en Sanidad "debe tener un papel complementario en aquello en lo que no se pueda llegar mediante gestión directa". "En lo que no pueda llegar la pública se buscará ayuda y se tenderá puentes con la privada pero no al revés", ha recalcado.

De hecho, ha recalcado que su departamento apuesta por "gestionar mejor y de más eficiente" porque están "obligados" a "hacer lo máximo posible con nuestros propios medios". Por ello, ha recordado que se ha creado la Dirección general de alta inspección para controlar todo lo referente a las privatizaciones que está realizando auditorias económicas, financieras y de calidad en todas las concesiones y conciertos con el apoyo de hacienda y de la Sindicatura de Comptes.

Además, ha señalado que en aras de la transparencia "vamos a ir un paso más allá" y se va a "recuperar la memoria que desde 1999 no se ha hecho, lo que implica toda la actividad y todos los indicadores" de la Sanidad y esa radiografía "la llevaremos al portal de la transparencia".

Así, ha señalado que "se seguirá trabajando coordinadamente" con el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) porque es "un centro de prestigio" y "la sociedad valenciana así lo entiende".

Eresa

En concreto, ha explicado que la reversión del concierto de las resonancias públicas con ERESA es "muy compleja" aunque se tratará de "resolver a marchas forzadas". Así, ha señalado que además de que, según alertó la propia Sindicatura, es "más cara y menos eficiente se ha secuestró el conocimiento en estos últimos 17 años porque se ha vetado a los profesionales de la red pública el acceso a ese tipo de diagnóstico más avanzado".

Por ello, están planificando con la Sociedad de Radiología de la Comunitat Valenciana (SRCV) la recuperación progresiva del control por parte de los médicos públicos de los equipos, que seguirán siendo propiedad de ERESA mientras dure el contrato, que termina en 2018. Este sistema, conocido como modelo C, ya se aplica en La Fe, Orihuela y Alcoi, y Montón ha anunciado que este mes de mayo se extenderá a Gandia y Sagunto.

Más información