Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACCIDENTE METRO VALENCIA

La curva donde descarriló el metro no se protegió al no haber incidencias

Adif envía a la comisión de investigación de las Cortes Valencianas a Andrés Cortabitarte

El exdirector de Seguridad en la Circulación Andrés Cortabitarte
El exdirector de Seguridad en la Circulación Andrés Cortabitarte

El subdirector de innovación y desarrollo tecnológico de ADIF, Andrés Cortabitarte, perito judicial del accidente de metro de Valencia en 2006, en el que perdieron la vida 43 viajeros, ha declarado este lunes en las Cortes Valencianas que por la curva donde se produjo el accidente habían pasado dos millones de trenes sin "ninguna incidencia", y ha señalado que no se protegió porque "no era previsible" un siniestro.

Cortabitarte ha comparecido hoy en la comisión de investigación de las Cortes Valencianas sobre el accidente y ha insistido, a preguntas de los grupos políticos, que el criterio cuando se instaló el sistema de seguridad en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) era que los sistemas de frenado se programasen para evitar que se rebasara la velocidad máxima permitida en la línea, que era de 80 kilómetros la hora, y se controlasen los pasos a nivel, los pasos por desvío, los pasos por andén y el rebase de señales en rojo.

Ha reconocido que con una baliza que limitara la velocidad a 40 kilómetros por hora en esa curva se hubiera evitado el accidente si bien ha defendido que los gestores de entonces no vieron que eso fuera previsible "bajo ningún concepto" porque no había incidencias.

Cuando se diseñó el sistema de seguridad de la Línea 1 no se tuvo en cuenta, ha añadido, la limitación de velocidad porque "no había incidencias", y ha destacado que por la curva del accidente habían pasado dos millones de trenes sin que se produjera ninguna.

"Por ahí han pasado muchos trenes y no había denuncias, al menos yo no lo conozco ni tengo constancia de que hubiera incidencias que pudieran perjudicar la seguridad", ha indicado este técnico, para quien "no era previsible que pudiera haber un tipo de incidencia".

Cortabitarte ha dicho que "todos los accidentes a posteriori son evitables. De todos aprendemos", y ha indicado que si hay "muchos elementos de seguridad tendremos menos accidentes".

El subdirector de ADIF ha afirmado que la seguridad total "existe pero sería superlativamente cara" y supondría "no tener nada en movimiento", por lo que sería "imposible".

La limitación de velocidad no se controló porque no había incidencias, ha insistido este técnico que deberá volver comparecer la próxima semana en esta misma comisión como perito del siniestro que también causó heridas a 47 personas.

Preguntado por algunos de los grupos parlamentarios si cree que el accidente era previsible, ha manifestado que no cabe en su cabeza que si un accidente es previsible no se pongan medidas de seguridad para evitarlo.

Responsable de seguridad cuando el accidente de Santiago

Cortabitarte era el director de Seguridad en la Circulación de Adif durante la construcción y puesta en servicio de la línea de AVE Ourense-Santiago en la que el 24 de julio de 2013 descarriló un tren Alvia causando 80 muertos. Su maquinista no frenó a tiempo antes de la curva de Angrois sin que existiese ni en la vía ni a bordo ningún sistema de seguridad que pudiese evitar o paliar su despiste.

El directivo estaba en el cargo cuando la empresa pública cambió en 2010 el proyecto de la línea y decidió no activar en la curva balizas del sistema de control constante de la velocidad propio del AVE, el ERTMS. Esas balizas estaban activas unos kilómetros antes, donde igualmente podrían haber frenado el tren ante un despiste del maquinista. Pero en 2012 el propio Cortabitarte autorizó que el ERTMS se desconectase también a bordo de los Alvia.

Cortabitarte, junto a otros 26 directivos y técnicos de Adif, fue imputado por el primer juez instructor del accidente de Angrois, pero la Audiencia Provincial de A Coruña lo desimputó y pidió al juez que investigase más. El segundo juez instructor que ha tenido la causa, sin embargo, considera que las carencias de seguridad de la línea y el tren no tienen relevancia penal y ha propuesto abrir juicio oral como único culpable contra el maquinista, que a diferencia de Valencia no falleció en el siniestro.

La Audiencia de A Coruña analiza ahora si ratifica esa propuesta y hay ya juicio o por el contrario debe seguir investigando y citar a declarar, entre otros, a Cortabitarte. Eso es lo que piden las víctimas y el abogado del maquinista, que atribuyen a Cortabitarte la responsabilidad de prever un probable error humano en la curva de Angrois. Un maquinista había detectado un año y medio antes del accidente la posibilidad de ese error humano en ese punto, alerta que según Adif no le fue comunicada y que Renfe saldó con la recomendación de que los conductores prestasen más atención.

Más información