Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rufián atribuye un “exceso de prudencia” a Súmate y la ANC

El diputado aboga en un libro por “la vuelta a la calle” del proceso

El portavoz parlamentario de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en una rueda de prensa en el Congreso.
El portavoz parlamentario de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en una rueda de prensa en el Congreso. EFE

La intervención del diputado de ERC Gabriel Rufián en el debate de investidura hizo arder las redes sociales. Periodistas y tertulianos se preguntaban “Y este, ¿quién es?". Esa es la cuestión que pretende responder el libro Gabriel Rufián, El polític imprevist, (Angle Editorial) del redactor de EL PAÍS, Maiol Roger. El diputado republicano cuenta cómo ha sido su meteórica carrera en la política, pasando en dos años de ser un completo desconocido a liderar la lista al Congreso.

Rufián, que viene de la asociación de castellanohablantes independentistas Súmate y posteriormente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), les atribuye un “exceso de prudencia” y pide que el proceso vuelva a la calle.

Las entrevistas de las que se nutre se realizaron entre las negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP para formar Gobierno y la investidura de Carles Puigdemont. Es en ese marco en el que el joven diputado de ERC se moja en algunos asuntos. Así, Rufián defiende que los partidarios de la desconexión deberían haberse presentado a las elecciones autonómicas con tres listas -ERC, CDC y miembros de la sociedad civil por separado- y no en una. Aunque procura no insistir en el asunto porque “ya no tiene sentido una lucha cainita”.

Al mundo de las entidades independentistas les avisa de que no pueden bajar la movilización: “He notado a menudo quizá un exceso de prudencia de las asociaciones (…) El proceso independentista debe volver a la calle”. Rufián formó parte unos meses del secretariado de la ANC, hasta que fue nombrado número uno de la lista republicana por Barcelona para las elecciones generales a petición de Joan Tardà, que prefirió ir en segundo puesto.

Orígenes en Santa Coloma

El libro intenta descubrir al personaje más allá del político. El recorrido por su vida que hace la obra le lleva a dibujar una infancia humilde en el barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramenet. “En verano no podías ir con calzado muy descubierto por las jeringuillas de la calle”, llega a decir. Su procedencia de familia andaluza -él mismo la recuerda constantemente que sus abuelos eran de Granada y Jaén- es una de las cuestiones que despierta más interés, tanto en sus detractores como sus seguidores.

Rufián justifica que le critiquen su acento cuando usa el idioma. “Si te tomas como un ataque personal que no hagas las vocales neutras el problema es tuyo. Es como te lo tomes. Hay gente que no se molesta si le critican su inglés pero si le pasa en catalán, cree que es etnicismo”, explica. También defiende el cambio de estrategia de los republicanos y que él mismo representa, que dejó de lado los elementos más culturales del catalanismo en la defensa del independentismo: “ERC hizo presidente a José Montilla [cordobés de nacimiento], un gesto que abrió muchísimas puertas y nos dio una credibilidad enorme”. “Con la irrupción de Ciudadanos ha sido un error nuestro no darnos cuenta de que les desmentía el hecho de tener una persona, que venía de donde venía y hablaba catalán a su manera, que había sido presidente”, añade.

En el segundo capítulo da su versión de la polémica asamblea de Súmate tras el nombramiento de Eduardo Reyes, actual líder, como diputado en la lista Junts pel Sí. Algunos miembros de la plataforma rechazaban que el dirigente pudiera compatibilizar el cargo con el de Súmate. El encuentro acabó con altercados y el propio Rufián a punto de darle un puñetazo a otro miembro, explica el periodista, que le inquirió sobre este asunto citando lo aparecido en los medios de comunicación. “No amenacé a nadie pero fue una reunión enormemente tensa. Súmate es muy transversal”, contesta el diputado.

Sobre su estilo discursivo, Rufián defiende el uso de citas que le critican muchos periodistas: “Intento decir las cosas de manera diferente o no tan política. Si eso alguien lo considera cursi pues bienvenido sea”. En el libro reconoce que muchas las busca en Google, aunque tiene sus autores favoritos a los que sí ha leído. Sus polémicas en Twitter con otros personajes públicos —recientemente con el escritor Arturo Pérez Reverte— le llevan a defenderse. “No he escrito nunca ningún tuit desde el estómago”, justifica. Uno de sus mensajes públicos el pasado 21 de marzo era: “Hacía mucho que el fascismo no estaba tan preocupado y enfadado. Sólo eso ya debería enorgullecer a todo el independentismo por décadas”.

El diputado también opina sobre otros políticos. Del expresidente de la Generalitat Artur Mas critica el tono que usó para hablar de la CUP en la rueda de prensa anterior al pacto final que llevaría a Carles Puigdemont al Gobierno y desbloqueó la situación: “El tono no fue nada adecuado”. Al que fue cabeza de cartel del partido anticapitalista, Antonio Baños, también le dedica alguna respuesta: “El paso a la primera línea política comporta una serie de cosas que creo que a Antonio Baños le iban grandes (…) Me gusta más el Baños escritor y periodista”.