Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau pacta con PSC, ERC y la CUP los presupuestos de Barcelona

Las cuentas prevén 15 millones para retomar las obras del metro a la Zona Franca

Ada Colau, Alfred Bosch (ERC) y Jaume Collboni (PSC), en una foto de archivo.
Ada Colau, Alfred Bosch (ERC) y Jaume Collboni (PSC), en una foto de archivo.

El Gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha atado después de semanas de intensas negociaciones los apoyos de ERC, PSC –que sigue negociando la entrada en el ejecutivo- y la CUP para empezar a tramitar el presupuesto de este ejercicio, que ascenderá a 2.550 millones. Se trata, en realidad, de una modificación de crédito sobre el presupuesto de 2015, el último del exalcalde Xavier Trias, que está prorrogado.

La modificación sortea los procesos participativos y de consulta que prevén los presupuestos, como la audiencia pública, el consejo de ciudad o el consejo económico y social, lo que provocó críticas de PP y CiU, que también criticó que las cuentas prevén pólizas de crédito por 122 millones. “Hemos buscado el camino más corto, pero la filosofía es la misma de los presupuestos que presentamos”, reconoció portavoz del Gobierno municipal, Gerardo Pisarello. Si las cuentas reciben el visto bueno en la comisión del próximo martes, podrían aprobarse en el pleno de finales de abril y comenzar a ejecutarse en mayo-junio.

La modificación presupuestaria prevista es de 366 millones de euros, de los cuales 275 son "incremento limpio del presupuesto por el ejercicio 2016", subrayó el teniente de alcalde de Economía, quien concretó que el gasto corriente se incrementa en un 6% y las inversiones sociales un 13%. El ejecutivo de Colau asume que es un acuerdo de mínimos y que en las próximas semanas continuará negociando con los grupos para conseguir un sí definitivo. “Si llevamos la propuesta a la comisión es porque hemos hecho esfuerzos para integrar todas las sensibilidades, las cantidades permiten dar cabida lo que han pedido los grupos", dijo Pisarello.

Tanto ERC como PSC como la CUP destacaron ayer que su sí es a la aprobación inicial, en ningún caso a la definitiva en plenario. Para dar su apoyo, ERC ha conseguido que figure una partida de 15 millones para retomar las obras del metro de la Zona Franca y el PSC, 43 millones para barrios.

La concejal del PSC Montserrat Ballarín presumió de haber conseguido “que los barrios vuelvan al presupuesto” después del mandato de Trias, que "invirtió en los de lujo". Las partidas previstas son 15 millones para mejorar la Ronda de Dalt, 17 para la calle de Pere IV y 11 para la Meridiana. Ballarín afirmó también que el acuerdo tampoco va asociado al cierre del pacto para entrar al gobierno de Colau que hace meses que se negocia. “Hoy anunciamos estrictamente lo que anunciamos, no se pueden hacer interpretaciones extensivas”, dijo.

Por parte de ERC, el regidor Jordi Coronas dijo que el acuerdo en el presupuesto “no está del todo cerrado pero estamos cerca”. Lo decía por la mañana, cuando estaba por confirmar que Colau ha pactado con la Generalitat aportar cada uno 44 millones para el metro de la Zona Franca en tres años. Este 2016 serán 15 millones, confirmó el Ayuntamiento.

En el escenario final, los gastos corrientes por el 2016 se situarán en 2.144 millones de euros, 131,3 millones más respecto el 2015, y una inversión total de 405,1 millones de euros, 48 más que el año pasado. Sobre los ingresos del capítulo 9, los pasivos financieros que alertó CiU, serán 122 millones. El Ayuntamiento explica que no es nuevo endeudamiento para financiar déficit, sino que se solicitan porque en la modificación presupuestaria no se actualizan los ingresos.

El presupuesto fue criticado por CiU y PP. La concejal de CiU Sònia Recasens alertó de que esta es la segunda modificación de crédito que hace Colau y consideró que “no se puede gobernar Barcelona con parches”. Recasens acusó al ejecutivo de actuar “de forma sectaria” y de “incapacidad de tejer complicidades” y alertó de que las cuentas ponen en peligro la solvencia “porque dejan la caja a cero”. El concejal popular Javier Mulleras cuestionó las inversiones en barrios anunciadas y dijo que “son las de la marmota, porque ya se anunciaron en 2015”, reprochó a Colau que se salte los procesos participativos y mantuvo que con el acuerdo “vuelve al Ayuntamiento el tripartito que hundió Cataluña”. “Nuevas caras con vieja política”, consideró.