Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Niño Jesús incorpora un hogar para familias de niños enfermos

Ronald McDonald inaugura en Madrid un centro con 23 habitaciones, el cuarto en España

Cristina Cifuentes, en el centro, prueba una de las torrijas elaborada por voluntarias del hogar.
Cristina Cifuentes, en el centro, prueba una de las torrijas elaborada por voluntarias del hogar.

Los grandes ventanales de la Casa Ronald McDonald inundan de luz este edificio diáfano insertado en el propio recinto del Hospital Infantil Niño Jesús. Desde enero de 2015, cuando se abrió, 23 familias de niños que se desplazan lejos de sus domicilios habituales para recibir tratamiento médico de larga duración en los hospitales de Madrid encuentran aquí su hogar. Ha sido inaugurado este miércoles por la presidenta regional, Cristina Cifuentes, pero solo en 2015 ya albergó a 275 familias.

Ahora está lleno y hay lista de espera para residir en este complejo construido en un terreno de 3.000 metros cuadrados cedidos por la Comunidad. Se trata del centro de estas características con más capacidad de los cuatro que la Fundación Infantil Ronald McDonald ha construido en España para este tipo de familias. Estas casas llegaron a España en 2002, primero a Barcelona y después a Valencia y Málaga. Desde entonces se han atendido a más de 1.900 familias distintas, que han registrado más de 5.000 ingresos, ya que las familias vuelven a este hogar entre una y cuatro veces al año de media. La acogida de las familias es totalmente gratuita y supone el ahorro anual de un millón de euros en total.

La medida dura el tiempo que se estime necesario para la recuperación de los pequeños. Además de las 23 habitaciones, tres de ellas adaptadas para personas con movilidad reducida, el último de estos centros cuenta con 6 cocinas, comedores, salas de juegos y una sala de estimulación multisensorial para los niños.

Las paredes de las estancias comunes están decoradas con robots o animales y tienen colores alegres y agradables, que son las sensaciones que se les quiere transmitir a los pequeños que viven lejos de sus casas. Más sobrias son las habitaciones, que incluyen baños personales. En el edificio, sin embargo, no faltan las comodidades, como televisores con pantalla de plasma, ordenadores, una biblioteca o gimnasio. También existe una zona ajardinada para hacer más llevadera la vida de sus inquilinos. "Gran parte de la recuperación de un niño pasa por tener cerca a sus familiares para superar este duro trance. Hay que mantener un ambiente lo más cotidiano posible", ha subrayado Esther Gutiérrez, una de las madres residentes en la Casa Ronald McDonald de Madrid.

Exterior de la casa Ronald McDonald en el complejo hospitalario del Niño Jesús. ampliar foto
Exterior de la casa Ronald McDonald en el complejo hospitalario del Niño Jesús.

"Hoy más que nunca, y en iniciativas como esta, vemos el resultado de los valores que sustentan nuestra convivencia, basada en la colaboración mutua, y en la solidaridad con quién más lo necesita o hacia el que vive momentos de especial dureza", ha manifestado Cristina Cifuentes. La presidenta regional ha tenido palabras de especial agradecimiento para los 45 voluntarios del centro, personas que realizan tareas del hogar o psicólogos que vienen a dar apoyo a las familias de forma gratuita. El acto inaugural ha sido amadrinado por la periodista Irene Villa, que ha señalado que "el sentido del humor es importantísimo para todos los procesos de curación y de sanación". "Conozco un niño que estuvo en la Casa Ronald McDonald con cuádruple amputación y fue maravillosa su recuperación gracias a unos trabajadores implicadísimos y a la Casa", ha relatado Villa, víctima de un atentado de ETA en 1991.

La Fundación Infantil Royal McDonald tiene como finalidad la construcción y el mantenimiento de las Casas Ronald McDonald. Desde su constitución en 1997 su objetivo ha sido ofrecer un "hogar fuera del hogar" a aquellos niños que, junto a sus familias, se trasladan lejos de sus casas para recibir tratamiento médico. Para financiar el proyecto, todos los restaurantes McDonald´s de España y Andorra donan diariamente el 0,1% de sus ventas para respaldar los fines de la fundación. El montante al año es de un millón de euros anuales.

La Fundación Infantil Royal McDonald es parte de una organización global, Ronald McDonald House Charitis. Todo empezó cuando a Kim Hill, una niña de tres años le diagnosticaron leucemia. Kim era hija de Fred, un jugador profesional de fútbol americano que, junto a su mujer, empezó a dormir muchas noches en los hospitales. Compartían espacio con otras familias que, en muchos casos, no disponían de dinero para pagar alojamiento. Los Hill se propusieron ayudar a esas familias. Con la colaboración de otros jugadores, los restaurantes McDonald´s y algunos médicos consiguieron abrir la primera de estas casas en 1974 en Filadelfia (EEUU).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram