La limitación de bares en Ciutat Vella provoca la especulación con licencias

El Ayuntamiento se plantea cómo limitar ese tipo de mercado sin saturar más el barrio

Uno de los locales con la licencia en venta.
Uno de los locales con la licencia en venta. M. Minocri

"Licencia de Actividades de Hostelería para ser trasladada a las Ramblas. Precio de venta: 850.000 euros”. Anuncios como ése abundan en Internet. Constatan la aparición de un mercado especulativo, el de las licencias de bares y restaurantes en Ciutat Vella, existente desde que en 2010 se limitó la apertura de nuevos establecimientos en la mayor parte del distrito. El éxito turístico de la zona y la escasez de oferta de licencias ha provocado que los precios estén por las nubes mientras el Ayuntamiento se plantea si puede frenar la especulación.

“Todo el mundo quiere comprar licencias y se están pagando barbaridades”, apunta un hombre que intermedia en la venta de una. Otra agente admite que ha vendido cuatro en los últimos cinco años y explica que ahora tiene en venta una por poco menos de 110.000 euros. La suya está vinculada a un local ubicado en un callejón, dice, pero podría trasladarse para habilitar como bar un local comercial en otro emplazamiento del distrito. Ambos intermediarios reclaman anonimato. Pero localizarlos es tan fácil como llamar al número de teléfono que aparece en diferentes anuncios.

No todo es menudeo en el mercado de las licencias. Hay empresas que tienen listados más completos de licencias en venta. Según precio, tipo de establecimiento (bar o restaurante), superficie, localización actual (las más demandadas se encuentran en el Born, las que menos en el Raval) y si se pueden trasladar y adónde. Ciutat Vella BCN y BCN Exclusive Business son dos de ellas; se negaron a atender a este diario.

Pese al anuncio de la licencia de las Ramblas, los precios no son tan astronómicos. El grueso de ellas rebasa los 60.000 euros y no son pocas las que superan los 200.000 euros. Esos precios nunca incluyen el local, lo que encarece la inversión. Muchas pertenecen a establecimientos que ya están cerrados y la existencia de ese mercado de licencias es uno de los secretos a voces que corren por el distrito, como admiten en la asociación de comerciantes del Raval. El Gremio de Restauración se negó a hablar sobre el mercado de licencias.

Desde la renovación del Plan de Usos en 2013 el Ayuntamiento de Barcelona ha tramitado 87 licencias para establecimientos de restauración en Ciutat Vella. Cuarenta se utilizaron para dar de baja un establecimiento existente y permitir la apertura en un nuevo emplazamiento, para lo que es necesario pedir un informe previo. Otras 27 fueron para dar de baja una licencia existente y crear una nueva con cambio de tipo: de bar a restaurante, por ejemplo. Y otras 20 fueron nuevas, en zonas donde está permitido.

Con la llegada de Barcelona en Comú y el anuncio de un cambio inminente del Plan de Usos, el interés por conseguir una licencia se ha disparado. Existe el temor de que el Gobierno de Ada Colau sea todavía más restrictivo y las empresas quieren aprovechar la oportunidad. Hay quien da por hecho que este mes será el último durante el que se podrán cambiar licencias de lugar. Es tan falso como la posibilidad de trasladar licencias a las Ramblas. La normativa lo impide desde diciembre de 2014, porque la avenida está saturada de oferta.

“Empezaremos el proceso del plan de actuación municipal (PAM) en mayo y esperamos tenerlo listo este 2016”, explica la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin. “Si detectamos que hay un mercado con unos precios que van más allá de lo que tendría que ser habitual tendremos que ver qué mecanismos podemos establecer para limitarlos”, afirma.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS