Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Cierco exigen al juez de EE UU que justifique la intervención de BPA

Los antiguos accionistas mayoritarios insisten en que el departamento del Tesoro causó un "daño irreversible"

Dos jóvenes pasean por delante de una sucursal de BPA.
Dos jóvenes pasean por delante de una sucursal de BPA.

Los accionistas mayoritarios de la Banca Privada de Andorra (BPA), la familia Cierco, han pedido al juez que lleva el caso en Estados Unidos que justifique la intervención de la entidad que se ordenó en marzo de 2015 por supuesto blanqueo de capitales.

La familia Cierco, según ha informado este martes en un comunicado, ha solicitado al letrado americano que aporte todas las pruebas y documentación necesaria que avale la nota que conllevó la intervención ya que considera que "no basta con la retirada del Notice of Findings del 10 de marzo del año pasado.

Los asesores jurídicos de los hermanos Higini y Ramon Cierco en EEUU ya han comunicado tanto al juez James E. Boasberg como a los representantes legales de la agencia dependiente del departamento del Tesoro estadounidense la "firme intención" de llevar a cabo las acciones necesarias para llegar al fondo de la cuestión y, ahora, responsabilizar al Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), al menos en parte, del daño causado.

Justo una semana después de la última nota del FinCEN, según detalla el Grupo Cierco, volvió a haber un nuevo encuentro presencial entre los representantes legales de ambas partes y el juez que tiene asignado el caso.

Según los accionistas mayoritarios de BPA, era "justamente el FinCEN el que más interés tenía en celebrar la reunión", en la que, según la versión expuesta por los Cierco, el departamento de justicia de EEUU, que defiende los intereses de la agencia estadounidense, "dejó entrever que la reclamación efectuada por los accionistas mayoritarios de BPA ya no tenía razón de ser al haberse dejado sin efecto la nota del 10 de marzo".

"Por tanto, se venía a decir que sin objeto, el pleito debía decaer", concluyen los Cierco.

Por el contrario, y como siempre han mantenido, el equipo jurídico que asesora a la familia en Estados Unidos y que coordina Eric Lewis, insistió en que la comunicación del departamento del Tesoro americano tuvo un efecto "terrible" y causó un "daño irreversible", por lo que insisten en que la agencia estadounidense debe asumir su responsabilidad.

De hecho, Lewis indicó al respecto: "seguiremos manteniendo esta afirmación y seguiremos todas las vías que proceda para dar luz a un proceso opaco e injusto realizado por el FinCEN. Una manera de actuar, la del FinCEN, que le permite controlar el sistema financiero global causando perjuicios devastadores sin ningún tipo de supervisión, de control, ni dando la opción a los afectados a defender su posición ".

Ante todo ello, el juez ha acordado un nuevo calendario para que las partes puedan aportar los argumentos que crean necesarios para justificar si es necesario o no seguir con el proceso.

Los accionistas mayoritarios de BPA consideran que no se puede cerrar un caso sin saber por qué se abrió y permitiendo al que causó el daño "que se lave las manos".

Además, consideran básico aclarar qué e,pujó al FinCEN a intervenir para dirimir también la responsabilidad exacta de la administración andorrana en todo el asunto.

Remarcan que este elemento es fundamental, por ejemplo, en el marco de la reclamación económica que se ha hecho contra el Gobierno de Andorra y el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF).