Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barrios turísticos tildan de “falso” el proceso participativo de Colau

La asamblea ABTS acusa al Ayuntamiento de querer "validar conclusiones predeterminadas"

Manifestacion de vecinos de la Barceloneta Ampliar foto
Manifestacion de vecinos de la Barceloneta contra los pisos turisticos.

Durísimo comunicado de la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS) contra el proceso participativo que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Barcelona para definir el Plan Especial Urbanístico que fijará el reparto de alojamientos turísticos sobre los que ahora pesa una moratoria. La ABTS la integran los barrios que reciben una mayor presión turística, se gestó bajo el paraguas de la Federación de Asociaciones de Vecinos durante el tramo final del mandato del exalcalde Xavier Trias (CiU). Ahora acusan al gobierno de la alcaldesa Ada Colau de haber puesto en marcha un "falso proceso participativo sobre alojamientos".

La Asamblea alerta de los "déficits" de la documentación elaborada por el Ayuntamiento como punto de partida de las mesas de debate que reúnen a los agentes del sector. "La diagnosis técnica contenía datos erróneos o desactualizados y obviaba indicadores cualitativos (viviendas perdidas, vecindario expulsado, precios de la vivienda, espacio público privatizado, movilidad urbana...)", afirma el duro comunicado.

"La diagnosis parece elaborada persiguiendo la tesis de repartir las cargas por barrios", lamenta la Asamblea

Y acusa al Consistorio de que la documentación elaborada "parece redactada persiguiendo una tesis predeterminada: la gestión del crecimiento de la oferta turística de forma selectiva por barrios". "Parece un proceso decorativo para validar conclusiones predeterminadas", remacha el texto, que apunta que la ABTS no se apeará de las sesiones de debate. Aunque alerta de que si "sigue esta lógica" presionarán desde su "lugar natural, la calle".

La ABTS señala que su apuesta es el decrecimiento turístico y que los barrios más presionados seguirán recibiendo turistas de día aunque los nuevos alojamientos se acabaran construyendo en vecindarios más periféricos. Que a su vez verán empeorar, dicen, su entorno.

Otro motivo de crítica es que el gobierno "asume" que, estando en minoría, "probablemente deberá dar trámite a un Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos no ideal". Por último, la ABTS celebra que el ejecutivo de Colau incluya movimientos vecinales y entidades en el debate, pero reclama un mayor papel "que los operadores y lobbies turísticos". "Si el objetivo del PEUAT es servir al bien común, la legitimidad viene dada por la defensa de derechos y del interés público", concluye.

Más información