El mercado de La Cebada no se convertirá en centro comercial

El gobierno municipal anula el plan urbanístico aprobado por el PP y mantendrá el uso actual además de construir el nuevo polideportivo

Proyección realizada por el Ayuntamiento de Madrid cuando era alcaldesa Ana Botella sobre cómo quedaría la plaza de la Cebada.
Proyección realizada por el Ayuntamiento de Madrid cuando era alcaldesa Ana Botella sobre cómo quedaría la plaza de la Cebada.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo (Ahora Madrid), ha explicado esta mañana, a preguntas del Partido Socialista, que anulará el plan diseñado por el anterior gobierno (del Partido Popular) para el mercado y polideportivo de La Cebada, evitando así la venta de patrimonio público y garantizando, según ha explicado, que no se convierta en un gran centro comercial. Eso retrasará en cualquier caso la reforma del entorno y la construcción de un nuevo polideportivo, tras el derribo en 2007 por parte del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (Partido Popular) del único con el que contaba entonces el distrito Centro.

Más información
La Comunidad desaprueba el jardín aéreo de la Cebada y obliga a hacer otro parque
Un jardín aéreo en La Cebada
‘Transforming Madrid’
Un polideportivo para 134.000 vecinos
Un centro comercial gigante para recuperar la plaza de la Cebada

Calvo revertirá el planeamiento urbanístico aprobado en junio del año pasado por la anterior alcaldesa, Ana Botella. El proyecto preveía dejar en manos privadas la gestión del polideportivo y del área comercial; el nuevo gobierno municipal quiere “garantizar los usos público y de mercado municipal, y la titularidad del suelo”, ha explicado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible. La edil socialista Mercedes González ha mostrado esta mañana su respaldo a estos planes como solución a “los horrores heredados del Partido Popular”.

Un mercado de los años 50

La Cebada, una de las plazas más antiguas de la ciudad, se usa como mercado desde el siglo XVI. Allí fue ahorcado el general Rafael de Riego en 1823 por alzarse contra el rey Fernando VII y restaurar la Constitución de Cádiz. El mercado anterior databa de 1875, y era similar al de San Miguel (situado en la calle Mayor). El edificio actual es de 1958; a su lado se construyó en 1968 una piscina con varias salas de gimnasio.

En 2006, Alberto Ruiz-Gallardón convocó un concurso de ideas para remozar el mercado y la piscina cubierta (la única entonces en el centro de Madrid). El plan ganador se conoció en 2007, pero para entonces el Ayuntamiento carecía de fondos para ejecutarlo; lo que sí hizo fue derribar la piscina en 2009 con cargo a los fondos estatales del Plan E, aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En 2010, Gallardón ofreció a inversores privados convertir el mercado en un centro comercial a cambio de que sufragaran la construcción de un polideportivo; no encontró a ninguna empresa interesada, por lo que tuvo que variar el proyecto, ampliando la superficie terciaria.

Un parque en el tejado

El proyecto finalmente aprobado preveía permitir a una empresa concesionaria que construyera un centro comercial de cinco plantas y 13.500 metros cuadrados, con un espacio mínimo para los puestos de mercado (unos 30 del centenar que aún sobrevive). Al lado, levantaría un polideportivo de 8.924 metros cuadrados, 4.300 metros cuadrados de zonas verdes y un aparcamiento de 280 plazas, la mitad de ellas para los vecinos. El proyecto volvió a variarse para unir físicamente el centro comercial y el polideportivo, creando una cubierta sobre la que se instalaría un parque público.

El Partido Socialista ha incluido una enmienda a los presupuestos municipales de 2016 para destinar 100.000 euros a la reforma del plan urbanístico del mercado de La Cebada en función a los nuevos planes anunciados por el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS