Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consell, Ferrmed y alcaldes critican el retraso del corredor mediterráneo

La infraestructura debe convertirse en el "combate de todos los valencianos", mantiene Puig

El jefe del Consell, Puig, y el alcalde de Valenca, Ribó. Ampliar foto
El jefe del Consell, Puig, y el alcalde de Valenca, Ribó.

El Consell, los alcaldes de las principales ciudades valencianas y el lobby empresarial Ferrmed han criticado este miércoles el retraso del corredor mediterráneo, la conexión ferroviaria que debe recorrer el litoral mediterráneo español para llevar productos al norte y este de Europa. El presidente de Ferrmed, Joan Amorós, ha afirmado que el Ministerio de Fomento se comprometió hace dos años a que el ancho de vía internacional llegaría a Valencia en diciembre de 2015. "Lo cierto es que solo llega, y de forma precaria, al puerto de Barcelona. Veremos si está para 2017", ha afirmado.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha lamentado la "notable arbitrariedad en la decisión sobre infraestructuras" por parte del Gobierno. Hasta alcanzar, ha opinado, "un punto absurdo desde el punto de vista económico". "El despliegue de las infraestructuras nunca es neutral. El modelo radial ha ayudado al desarrollo de algunas regiones, pero ha acabado afectando al conjunto de España", ha añadido.

Puig ha relacionado carencias como la del corredor con el hecho de que en la Comunidad Valenciana sean "más bajos los salarios y los beneficios de las empresas, la renta per cápita y la recaudación fiscal". Y ha pedido la unión de partidos y sociedad civil para convertir la infraestructura en "el combate de todos los valencianos".

Manifiesto

Ferrmed, asociación empresarial de la que forman parte 150 compañías que fue constituida en Bruselas en 2004 para impulsar, entre otras cuestiones, un gran eje ferroviario de carácter europeo, ha celebrado su asamblea en el Palau de la Generalitat. A continuación, Puig y los alcaldes de Valencia, Alicante, Castellón y Elche han firmado un manifiesto en el que reclaman la construcción de la infraestructura.

Después de ser seleccionado como proyecto estratégico por la Unión Europea, el Gobierno decidió ejecutar una versión reducida del mismo conocida como tercer hilo. En vez de crear dos plataformas, una para viajeros y otra para mercancías, la solución implica que compartan espacio, lo que obligará a alternar el paso de unos trenes u otros. "Es inadmisible. El corredor más importante de España está absolutamente postergado. Y el tercer hilo solo puede ser una solución temporal", ha afirmado el presidente de Ferrmed.

De lo contrario, ha seguido Amorós, "tomaremos medidas contundentes ante las instancias europeas. Hemos esperado mucho tiempo. Es hora de pasar a la acción desde el punto de vista empresarial. Ferrmed no es una asociación política".

Hasta Moscú

El presidente del lobby ha puesto como ejemplo de las consecuencias de la inexistencia de la infraestructura el hecho de que los productos agrícolas, una de las principales exportaciones valencianas, tienen dificultades para llegar más allá de Alemania por la falta de conexiones ferroviarias adecuadas. "Con el corredor podríamos llegar hasta Moscú".

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha denunciado la "falta de conexiones en un mundo que penaliza a quien está aislado". Ribó ha subrayado la falta de eco de las demandas al respecto: "Denunciamos la discriminación de los valencianos", "a veces parece que prediquemos en el desierto".

Crecimiento sostenible

Ribó ha sumado el retraso del corredor al hecho de que el Gobierno ya no contemple "el túnel de Serrería" y el soterramiento de las vías que debe posibilitar el parque central. Y ha defendido la importancia del corredor "porque no solo garantiza crecimiento económico, sino que este sea más sostenible", al sustituir tráfico por carretera.

El empresario Federico Félix, de la Fundación Pro Ave y nuevo vicepresidente de España de Ferrmed, ha considerado, por su parte, "absolutamente necesario" el corredor. "El Gobierno de España, como siempre, nos ha tratado como a ciudadanos de tercera o de cuarta categoría", ha mantenido.

Más información